La Bolsa de Valores de Caracas, una codiciada septuagenaria

El edificio de La Bolsa de Valores de Caracas en la ciudad de Caracas (Venezuela), en una fotografía de archivo. EFE

 

Desde hace varios meses circulan anónimos en contra del presidente de la Bolsa Gustavo Pulido Medina, quien había sido elegido por unanimidad por la Asamblea de Accionistas de la septuagenaria institución hace apenas 8 meses.

Los autores que se esconden tras una cuenta fantasma los conoce y los tiene identificados en el mercado.

La gestión de Pulido siempre contó con el reconocimiento de instituciones empresariales como Fedecámaras, Consecomercio, Conindustria y la Cámara de Comercio de Caracas, que la fundó, así como de universidades privadas del país (UCAB, Monteávila y Metropolitana), las cuales contaron con el empuje de la Bolsa de Valores de Caracas en temas de programas de ampliación y actualización.

Instituciones como la Federación Internacional de Bolsas de Valores cuya Asamblea anual del 2022 se celebró en esta ciudad, mostraron complacencia con la modernización e institucionalidad de la gestión realizada por la BVC y la entereza institucional con la que manejó la situación difícil en la época de las intervenciones y liquidaciones de casas de bolsa a partir del 2010.

Por cierto, el grupo de llamados optimistas, que deberían llamarse los óptimos por las ganancias de sus negocios con el gobierno, aplaudían con beneplácito a quien ahora quien defenestrar ilegalmente.

Un reconocimiento, qué incluso la vicepresidenta de la República Delcy Eloína Rodríguez Gómez y el viceministro de Finanzas Maniglia reconocieron abiertamente en ese evento.

La gestión de Gustavo Pulido logró positiva apreciación de factores del gobierno por su apuesta objetiva e institucional del mercado de valores en pro de la recuperación económica, hecho reconocido por corredores de bolsa, empresas emisoras y líderes empresariales sin actuación política.

En varias oportunidades el presidente de la BVC de Caracas se reunió con representantes de la Asamblea Nacional en búsqueda de opciones para proyectos de ley para la reactivación económica (Ley antibloqueo, Ley de Zonas Francas y la posibilidad de reformar la Ley del Mercado de Valores)

En los medios y redes sociales existen constancia de esas reuniones y de las reacciones positivas de los voceros gubernamentales y empresariales.

Antes de la elección de Pulido, aspirantes a integrar la Junta Directiva comenzaron a circular comunicaciones anónimas para generar inquietud entre los accionistas, exponiendo a la BVC a eventuales investigaciones y fiscalizaciones por manipulación de informaciones.
Aun así Pulido fue elegido por unanimidad, en el mismo día que fueron electos algunos directores con controversial paso por los predios bursátiles capitalinos.

Los nuevos directores, aupados por los “optimistas” y un exitoso banquero comenzaron a presionar al Presidente para que renunciara, sin lograr su propósito.

Posteriormente, promovieron una reforma de estatutos para provocar la elección extemporánea de nuevas autoridades bursátiles alegando cómo razón principal, que detrás de ellos estaba el alto gobierno tratando de remover a la junta directiva e imponer nuevo presidente.
Esta estrategia pone en tela de juicio al gobierno, ya entrampado con el tema de las primarias, y su afán de apertura económica, que ha logrado el apoyo de las instituciones empresariales.

Una jugada de esta forma pone en alerta roja a nivel internacional a la FIABV y las empresas proveedoras de las plataforma a través de las empresas proveedoras de servicios esenciales para las operaciones con títulos valores.

Esa crisis generada:
1. Divide riesgosamente a la institución.
2. Favorece la concentración de control en una institución bancaria, que por interpuesta persona tiene la mayoría de acciones.
Tal circunstancia contaría la ley instituciones del sector financiero de 2015.
3. Pone en entredicho la actuación regulatoria de la SUNAVAL pues están dando correr unos estatutos no consultados, contrarios a leyes regulatorias del sector financiero.
4. Se genera mayor desconfianza hacia operaciones de ventas de acciones de empresas públicas, como en el caso de CANTV, la cual no dio los resultados esperados pues algunas de las casas que lideran la negociación advirtieron sobre ciertas deficiencias en materia de suministro de información.

¿Esta crisis en el mercado de valores afectará las inversiones, la transparencia y debilita peligrosamente la institucionalidad?