Batalla naval de película entre un destructor de EEUU y los secuestradores de un petrolero israelí

El destructor de EE.UU., USS Mason. Foto: Reuters

 

El relato recuerda a la película “Captain Phillips” interpretada por Tom Hanks, en la que barcos de guerra de Estados Unidos persiguen a somalíes que habían secuestrado al capitán de un carguero y huían a bordo de una barca de emergencia, acosada luego por los destructores. Algo así sucedió el domingo cuando la Marina norteamericana envió a uno de sus destructores a atrapar a los secuestradores de un petrolero israelí frente a las costas de Yemen.

Por Clarín 

El USS Mason capturó a los hombres armados que se habían apoderaron del petrolero frente a las costas de Yemen el domingo, dijeron funcionarios de defensa estadounidenses.

Los agresores intentaron escapar en un barco pero fueron perseguidos por el buque de guerra estadounidense.

El Comando Central de Estados Unidos informó que luego se dispararon dos misiles contra el buque de guerra desde el territorio del país controlado por los rebeldes hutíes.

Los hutíes han prometido atacar a Israel por su guerra contra Hamas en la Franja de Gaza.

Secuestradores en helicóptero

Y ya habían secuestrado en el Mar Rojo un buque comercial vinculado a Israel y tomaron a sus tripulantes como rehenes.

El barco, Galaxy Leader, fue abordado por los secuestradores en helicóptero.

El Galaxy Leader. Foto: AFP

 

Israel lanzó su campaña de represalia tras el ataque del 7 de octubre en el sur de Israel, en el que murieron 1.200 personas y más de 240 fueron tomadas como rehenes.

Desde entonces, más de 14.500 personas han muerto en la Franja de Gaza, aproximadamente el 40% de ellos niños, según el Ministerio de Salud dirigido por Hamás.

Los hutíes se declaran parte de un “eje de resistencia” de grupos afiliados a Irán.

El petrolero atacado el domingo fue identificado como el Central Park por la compañía del buque.

Central Park está gestionado por Zodiac Maritime Ltd, una empresa internacional de gestión de buques con sede en Londres propiedad de la familia Ofer de Israel.

Zodiac Maritime dijo que entre los 22 tripulantes había ciudadanos rusos, vietnamitas, búlgaros, indios, georgianos y filipinos, así como un capitán turco.

Lea más en Clarín