Cumaná, una tierra con 508 años de historia y una larga lista de anhelos

Cumaná, la primogénita de América cumple 508 años entre apagones, cortes de agua y retroceso económico

 

 

 





La historia de la ciudad de Cumaná, capital del estado Sucre en el oriente de Venezuela, se remonta a tiempos precolombinos, cuando la región estaba habitada por los indios cumanagotos. El 27 de noviembre de 1515, el evangelizador Fray Pedro de Córdoba, en representación de la Corona española fundó Cumaná, funda la primera ciudad en tierra firme del continente americano.

Víctor Federico González // Corresponsalía lapatilla.com

Unos 598 km2 conforman a la también conocida como “La Atenas venezolana” y que desde el 3 de julio de 1591 recibe expresamente el título de ciudad. Altagracia, Valentín Valiente, Ayacucho y Santa Inés son las parroquias que integran a la capital sucrense, cuna de personajes ilustres como Antonio José de Sucre, Andrés Eloy Blanco Meaño y José Antonio Ramos Sucre.

A 508 años de su fundación, a los cumaneses los preocupa la precariedad de los servicios públicos, la gestión gubernamental a nivel municipal y regional, la culminación de la autopista Cumaná – Barcelona, la desinversión en cultura y arte, el deterioro de la red pública de salud y la paralización del sector industrial.

A la lista se suma el desmantelamiento de la Universidad de Oriente (UDO), la vialidad, la falta de incentivos en el deporte y los daños de los semáforos.

Conmemoración y deudas

Como cada año, se espera que en la Iglesia Santa Inés se realice una misa a las 10:00 de la mañana de este lunes 27 de noviembre en honor a la ciudad, en la que se espera asistan las autoridades municipales y regionales, destacadas personalidades y la colectividad cumanesa en general.

Asimismo, se dará bajada a la imagen de la patrona de Cumaná, Santa Inés, para iniciar la celebración a la víspera de la Navidad.

En este sentido, también se realizó una carrera de 10 kilómetros para celebrar el aniversario de la fundación de la ciudad. “La Carrera de Cumaná” fue el nombre que llevó este evento deportivo que concentró a deportistas y a familias cumanesas en la avenida Cacique Maragüey.

Vale decir que este evento recibió múltiples críticas a través de redes sociales, debido a que en años anteriores, las autoridades de turno ejecutaban e inauguraban obras emblemáticas para la fecha. Sin embargo, se abandonó esta práctica desde hace tiempo, incluso, muchas de las obras anunciadas o iniciadas, con altos presupuestos aprobados por anteriores gestiones, siguen inconclusas. El Terminal Extraurbano de Cumaná, el mercado para trabajadores de la economía informal, la autopista Antonio José de Sucre, la Cinta Costera, entre otros, son proyectos que quedaron a medias.

Anhelos

La cumanesa y profesional de la administración, Desireé Bermúdez, consideró que es necesaria la reactivación del sector turístico de la primogénita del continente americano, la promoción de estas potencialidades y la generación de empleos.

“Mi hermosa Cumaná, en tu cumpleaños desearía que se reactivaran tus recursos turísticos que van desde buenas playas hasta patrimonios históricos y culturales (materiales e inmateriales), entre los que destacan el Castillo San Antonio de la Eminencia, el Castillo Santa María de la Cabeza, el Templo de Santa Inés, entre otros”, indicó Bermúdez.

En sus declaraciones añadió que es necesario promocionar a la capital sucrense y “generar fuentes de empleo a sus habitantes. Es importante resaltar que Cumaná es la ciudad primogénita del continente americano, con 508 años de historia, con los atardeceres más hermosos. Deseo que tu gente y tus gobernantes te quisieran y tuvieran sentido de pertenencia”.

Por su parte, el ciudadano Pedro Meza refirió que ahnela “unas noches de antaño, que realmente reavive el sentido de pertenencia de la ciudad y un plan de inversión para que empresas privadas monten sus empresas en Cumaná, como alguna vez lo hizo Toyota”.

El fotógrafo Adonay José Pernía respondió que es fundamental la “reparación del puente de la avenida Mariño, las aceras y barandas de seguridad, incluso, un techito peatonal para evitar resbalones por lluvia, ya que por un puente en forma de arco cuesta más pasarlo en especial para personas de la tercera edad y discapacitados”.

Pernía agregó que desearía que las autoridades dispongan de “policías de tránsito debajo de los semáforos rotos y buenos para educar nuevamente a los choferes y bajarle el nivel de peligrosidad (desorden) a las calles y avenidas (…) no solo cuando vienen ministros o Diosdado”.

Propuestas

Para el dirigente político cumanés, Juan Rodríguez, es prioridad que se inviertan recursos en el mejoramiento de los servicios públicos. “Darles atención a las aguas servidas, basura, la crítica situación del agua potable y ahora el servicio eléctrico”, aseveró.

“Los cumaneses desgastan gran parte de su día intentando surfear la falla de estos servicios. Un desgaste que se convirtió en una rutina diaria. Es cotidiano ver a los cumaneses cargando agua, ingeniándoselas para desechar su basura, cohabitando con aguas negras, y ahora programándose para poder seguir cumpliendo con sus actividades estando sin agua y sin luz”, declaró Rodríguez al equipo de lapatilla.com en la región oriental.

El también coordinador del partido político Voluntad Popular en la entidad aseguró que “esta situación afecta a todas las cadenas de productividad, desde las familias hasta los empresarios. Situación que, además, no permite fomentar el turismo, porque el venezolano conoce la crisis con la que se vive en el país y también conoce lo abandonada que tienen (los gobernantes) a la ciudad”.

Al ser consultado sobre qué le regalaría a la capital sucrense respondió: “Un regalo primordial sería la inversión de recursos para mejorar la calidad de vida de los cumaneses, que se permita tener una estabilidad diaria, que se invierta en mejorar el servicio de agua, un servicio que lo interrumpen al menos 4 días a la semana. Que se generen más fuentes de empleo, que se invierta en generar estabilidad y felicidad para los cumaneses, más allá de darles un bono. Que sea primordial embellecer las comunidades dándole atención a las vicisitudes que viven las familias. Atención a las autopistas y calles de Cumaná para poder darle una bienvenida digna a todos los que deseen visitarnos”.