China subraya que el derecho de los palestinos a un estado “no puede ser negociable”

Conflicto Palestina e Israel. Banderas de los países en la pared rota.

 

 El ministro chino de Exteriores, Wang Yi, dijo hoy en la sede de la ONU en Nueva York que el derecho de los palestinos a un estado “no puede ser negociable” y no puede ser objeto de veto por parte de ningún país.

Yi intervino hoy ante el Consejo de Seguridad de la ONU en una sesión dedicada a la guerra de Gaza, sesión que su país, que ostenta la presidencia rotatoria del Consejo, pidió que tuviera rango ministerial, una petición que fue atendida por numerosos países árabes y musulmanes, así como Brasil.

A su salida, el ministro recordó ante la prensa que el mundo entero mira hacia la ONU en este momento de máxima tensión, y específicamente al Consejo -máximo órgano ejecutivo- “para que asuma su responsabilidad y actúe”.

El jefe de la diplomacia china dijo que la solución de los dos estados -Israel y Palestina, algo que Israel siempre se ha negado a aceptar- no puede quedarse en un mero eslogan; para China, esa solución es “el mínimo aceptable de la justicia internacional, y sobre eso no (puede) haber retrocesos”.

La inexistencia de un estado propio es “una injusticia histórica para el pueblo palestino”, insistió, y por ello ningún país debería “arrastrar los pies” para propiciar esa solución.

El de China es el llamamiento más claro de una gran potencia para concretar las aspiraciones palestinas a un estado, algo en lo que casi todas las potencias están de acuerdo pero que lleva años siendo un lema carente de contenido e irrealizable ante la extensión de los asentamientos israelíes por territorio palestino.

Incluso los países árabes -entre los que se encuentran algunos enemigos históricos de Israel- presentaron en 2002 -y reiteraron en 2017- la llamada “iniciativa árabe de paz” por la que se comprometían a reconocer al estado de Israel a cambio de que Israel reconociera otro estado palestino en las fronteras de 1967 (Cisjordania más Gaza), pero Israel jamás aceptó esa propuesta.

Por otro lado, algunos periodistas preguntaron a Yi por qué su país no condenaba explícitamente a Hamás como grupo terrorista, a lo que Yi respondió que “corresponde a los palestinos decidir cómo ven ellos a Hamás”, y lamentó además los “dobles raseros” al hablar de terrorismo, que “no deberían dirigirse a ningún grupo étnico o religioso en particular”.

EFE