La razón por la que Texas le pagará 3,5 millones de dólares a un niño de ocho años

Así se veía la casa donde vivía Zion Carr y en la que tuvo lugar el incidente. Captura / YouTube WFAA

 

Las autoridades de una ciudad de Texas aprobaron un acuerdo de 3,5 millones de dólares para un niño que presenció cómo un oficial de policía le disparaba fatalmente a su tía a través de la ventana de su casa. Zion Carr tenía 8 años cuando Atatiana Jefferson fue asesinada en manos de un agente, quien fue acusado de homicidio involuntario y sentenciado a aproximadamente 12 años de cárcel. Por esa razón, el consejo municipal de Fort Worth aprobó el acuerdo financiero que lo beneficiará.

Por La Nación





El objetivo es que el dinero que el niño recibirá ayude a cubrir sus necesidades de supervivencia, así como sus gastos de manutención. A su vez, se le brindará un plan de ahorro que pagará su educación universitaria y de posgrado, de acuerdo con un informe de la agencia AP. En caso de que el chico decida no cursar sus estudios superiores, se le entregará una suma global. El niño estaba bajo el cuidado de su tía, quien entonces tenía 28 años. Su madre, Amber Carr, murió en enero de 2023 tras tener insuficiencia cardíaca y recientemente su abuelo también falleció.

Atatiana Jefferson murió asesinada por un policia, en Texas, en octubre de 2019
facebook.com/atatianaj

 

El exagente Aaron Dean disparó contra la mujer el 12 de octubre de 2019, después de que un vecino llamara a la unidad policíaca para informar que la puerta principal de la casa de Jefferson estaba abierta. Durante el juicio, se supo que Zion y Jefferson habían dejado la puerta abierta para ventilar, debido a que el menor había hecho hamburguesas y se le habían quemado. Ese día sobrino y tía pasaban la noche jugando videojuegos.

¿Cómo murió Atatiana Jefferson?

Cuando el agente y su acompañante llegaron a la propiedad, no se identificaron como policías y se metieron por el patio trasero, pensando que se enfrentaban a una escena de robo. Mientras tanto, Jefferson escuchó un ruido afuera y se dirigió hacia la ventana de la cocina. El oficial dijo que vio un arma y disparó, pero los fiscales afirmaron que las pruebas demostraban todo lo contrario.

Lea más en La Nación