Salen a la luz las fotos de la brutal golpiza que un rapero colombiano le propinó a su pareja

Imagen cortesía.

 

El pasado martes 28 de noviembre Red Bull Batalla les comunicó a los competidores de la Internacional en Bogotá que Alan Cortés (Fat N) y no William Daniel Martín Martínez (Carpediem), sería quien representaría a Colombia en el evento que se disputó el pasado sábado 2 de diciembre en el Movistar Arena.

Por El Espectador

Este domingo 3 de diciembre se supo la razón por la que el al rapero de Bogotá se le impidió su participación en la competencia.

La exnovia del improvisador lo denunció ante la fiscalía por violencia doméstica. En su cuenta de Instagram, la expareja del MC relató los hechos por los que lo denunció. Todo sucedió en la casa en la que vive el MC.

La joven estuvo hospitalizada en la Clínica La Colina, en el norte de Bogotá.

 

“Me causó tres fracturas en el brazo derecho y lo denuncié por violencia doméstica. A continuación, iré contando todo lo qué pasó esa madrugada”, de esa forma inició el relato que publicó en la red social.

La versión de la expareja de Carpediem

“El 21 de noviembre viajé a Bogotá a encontrarme con él. El jueves 23 de noviembre lo acompañé a las 7:30 p.m. a un partido de fútbol que terminó alrededor de las 9:20 p.m.

Después de ahí fuimos a un lugar donde siempre que terminaban los partidos llegábamos a tomar cerveza, lugar que fue cerrado a las 11:00 p.m.

En compañía de amigos y familiares decidieron quedarse tomando cerveza afuera del lugar después de cerrar, cuando ya eran las 12:40 p.m. me sentía un poco indispuesta, manifestando eso reiteradas veces, pero él no le dio mucha atención, después de 30 minutos me sentí un poco molesta y le dije que nos fuéramos, pero él desde ahí empezó a ser grosero.

Diez minutos después nos fuimos a casa y yo apenas llegué me metí al baño, a los dos minutos él irrumpió de manera agresiva y se metió a manotearme la cara, a culparme por querer venirme. Después de decirle cinco veces que se saliera del baño y que me dejara ahí sola, se fue y yo después salí y me acosté en la cama, el empezó a empujones diciéndome que me largara que no me quería ver, a darme golpes en la cara, al verlo así llamé a mi mamá y le dije que quería irme.

Leer más en El Espectador