Las 10 evidencias de la actuación chucuta del CNE en el referendo por el Esequibo

 

El referendo consultivo sobre el Esequibo fue el primer evento electoral organizado por el Consejo Nacional Electoral encabezado por Elvis Amoroso, instalado en agosto pasado. La jornada del 3 de diciembre fue por tanto la primera prueba de cómo los nuevos rectores organizan y lideran unas votaciones nacionales, como antesala a las elecciones presidenciales que deberán realizarse en el segundo semestre de 2024.

Por Tal Cual

La jornada transcurrió con centros electorales vacíos o con poca afluencia y problemas en el cumplimiento de normativas electorales. En la noche, al momento de presentar resultados se notaron la mayor cantidad de problemas al dar unos datos incompletos y confusos en un reporte «chucuto».

Pero los problemas en el manejo electoral de esta consulta popular no quedaron allí. Aquí dejamos 10 claves al respecto:

La campaña que nunca se acabó

El 21 de octubre, el CNE publicó el cronograma que regiría el referendo por el Esequibo. Allí dejaba establecido que la campaña electoral duraría 26 días desde el 6 de noviembre hasta terminar el 1 de diciembre. La consulta fue asumida por las instituciones del Estado como una apuesta patriótica, pero aún así no estaba exenta de regirse por las normas electorales vigentes.

Sin embargo, el propio día de las votaciones, el domingo 3 de diciembre, altos funcionarios y medios de comunicación del Estado hacían abiertamente campaña electoral. El ministro Remigio Ceballos votó y luego en declaraciones televisadas llamó a votar «cinco veces sí». Lo dijo varias veces.

 

No fue el único. Otros entrevistados, como el gobernador de Portuguesa, Primitivo Cedeño, habló en Unión Radio en la noche asegurando no solo que la participación en esa entidad superaría el 55% sino que aún había gente votando «cinco veces sí».

El artículo 75 de la Ley Orgánica de Procesos Electorales prohibe la propaganda electoral «que se produzca fuera del lapso de la campaña electoral establecido por el Consejo Nacional Electoral», y la que contenga los colores de la bandera nacional. En este caso, se violaron ambas disposiciones.

El voto vigilado

Desde hace varios años la presencia de «puntos rojos» cerca de los centros electorales por parte del PSUV ha sido cuestionada y denunciada. Se han producido acuerdos políticos para que el CNE prohiba que los partidos instalen este tipo de lugares cerca de las urnas. Durante el referendo del Esequibo no hubo ninguna limitación.

Para leer la nota completa, aquí