Años de desidia han dejado muerte y ruinas en una refinería al noreste de Monagas

Un terreno perteneciente a la refinería, fue invadido hace aproximadamente dos años en el que se han construido viviendas improvisadas que carecen de servicios básicos . Foto: Jefferson Civira

 

Inaugurada el 13 de octubre de 1931, la refinería de Caripito fue por muchos años un centro que produjo miles de barriles diarios siendo el río San Juan el terminal de embarque que servía a los campos de Quiriquire, Jusepín y Temblador. Durante 45 años estuvo operativa dicha refinería, llegando a producir hasta 35.000 barriles de crudo pesado, pero desde el año 2002, dichas instalaciones quedaron olvidadas y con el pasar del tiempo, comenzó un proceso de desmantelamiento que se intensificó en los años de mayor crisis en Venezuela.

Por: Corresponsalía lapatilla.com





El abandono de estas instalaciones hizo propicio que habitantes de esa localidad ubicada a unos 45 minutos de Maturín, aprovecharan de obtener material ferroso para ser vendido a los llamados “chatarreros”. La situación de desvalijamiento ha sido tal que ha provocado muertes como la ocurrida el pasado 21 de octubre cuando un exfuncionario de la PNB murió desmembrado luego que una estructura cayó sobre su humanidad cuando se encontraba sustrayendo material estratégico.

Pero ese no ha sido el único caso donde alguien muere dentro de la abandonada refinería; este mismo año, específicamente a inicios del mes de mayo, un hombre con registro policial por droga y porte ilícito de armas, fue asesinado a balazos tras un presunto ajuste de cuentas. El desmantelamiento también ha causado enfermedades en la piel en personas que han estado expuestas a sustancias tóxicas que aún quedan en piezas metálicas y en el ambiente.

En la siguiente cronología de imágenes, podrá observar el progresivo desvalijamiento, siendo los años 2021 y 2022 los de mayor apogeo mientras el mundo estaba confinado debido a la pandemia por el Covid-19.

 

Vista aérea de la refinería de Caripito tomada en el año 1951 donde se puede apreciar gran número de tanques de almacenamiento de crudo pesado. En la actualidad solo queda el tanque que de observa a la izquierda de la imagen. Foto: Archivo Creole

 

En el año 2016 en plena crisis compleja humanitaria, se dio con mayor fuerza el desmantelamiento de la refinería de Caripito, en la que muchas personas acudían a buscar material ferroso para tener algún ingreso extra ya que el desempleo y la falta de oportunidades han hecho mella en la población. Foto: Archivo

 

Comparación de lo que aún quedaba de la antigua refinería en el año 2018 y lo que es ahora en una gráfica tomada muy recientemente. Foto: Archivo/Jefferson Civira

 

Vista panorámica tomada en el año 2018 en la que todavía permanecían en pie varias partes de la refinería. Pese a la presencia de efectivos de la guardia para supuestamente resguardar las instalaciones, el desmantelamiento continuaba. Foto: Archivo

 

Toma aérea hecha en mayo de 2017 en la que todavía se podían apreciar diferentes estructura de la refinería antes de ser desmantelada por completo. Foto: Archivo de internet

 

Enorme columna de humo causa por la quema de residuos para poder acceder al metal y venderlo a los chatarreros. Vale señalar el efecto negativo causado por la contaminación ambiental. Foto: Archivo

 

Al fondo se observa un camión cargando materiales ferrosos y además restos de sustancias incineradas. En el año 2021 se reportaron varios casos de personas entre ellos niños con afecciones en la piel por contacto con material tóxico. Foto: Archivo

 

A inicios del año 2022, cuando aún se mantenía la pandemia por el Covid-19, muchas personas del pueblo de Caripito se dedicaban a la extracción de material que el régimen considera como estratégico. En algunos casos ocurrían accidentes menores como la amputación de un dedo. Foto: Archivo

 

El único tanque que queda ha venido colapsando debido al desvalijamiento donde el mes de octubre murió un expolicía de la PNB al caerle una parte de la esctructura que lo desmembró. Foto: Jefferson Civira

 

La refinería de Caripito contaba con una planta eléctrica que proporcionaba energía a todo el complejo, pero ahora lo que queda un terreno lleno de matorrales, ya que todo fue desmantelado. Foto: Archivo / Jefferson Civira

 

Tras 21 años de cierre definitivo y posterior abandono, la refinería de Caripito ha sido objeto de una completa desidia a la vista de las autoridades locales y regionales sin que hayan hecho algo para evitarlo.

Habitantes de la referida población han manifestado su temor por el daño ambiental causado por sustancias tóxicas que no fueron limpiadas en el área de la refinería. Tras el accidente ocurrido en octubre, las actividades ilícitas han disminuido considerablemente.