Negligencia del régimen chavista disminuyó la capacidad de presión del Psuv para 2024

 

 

 

El partido de gobierno cierra el 2023 con síntomas claros de debilidad entre sus bases. Las elecciones primarias de la oposición del 22 de octubre, en las que hubo una alta participación, incluso en sectores populares que históricamente fueron considerados como cunas chavistas, dejaron ver el deseo de cambio político de la población; mientras que la baja afluencia que hubo en el referendo sobre el Esequibo, realizado por el oficialismo el pasado 3 de diciembre, evidenció que el poder de convocatoria de la tolda roja, aún con amenazas y presiones de por medio, es precaria.

Por Tal Cual

En el último evento comicial, el referendo, el régimen de Nicolás Maduro escaló las presiones sobre trabajadores de la administración pública y beneficiarios de sus programas sociales para que participaran en el mecanismo consultivo sobre el territorio Esequibo.

En recorridos realizados por TalCual y medios regionales del interior del país se constató que los centros electorales estuvieron vacíos en toda la jornada, pese a que el Estado exigió a las personas a dejar constancia de que acudieron a las urnas electorales, con selfie incluida.

A pocos días para que se acabe el 2023 y llegue el 2024, año de elecciones presidenciales, el Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV) parece no haber logrado la tarea emanada desde las altas esferas: mantenerse como un bloque unitario y arrimarse algunos votantes a su favor.

Para seguir leyendo, clic AQUÍ.