Justicia de EEUU pidió 30 años de cárcel para Clíver Alcalá por narcotráfico y vínculos con las Farc

Clíver Antonio Alcalá Cordones

 

 

En un documento de 18 páginas, conocido por EL TIEMPO, la Justicia de Estados Unidos pidió a una Corte federal del Distrito Sur de Nueva York que el mayor general retirado Clíver Alcalá, antigua mano derecha de Hugo Chávez que terminó distanciado de Nicolás Maduro, sea condenado a 30 años de prisión por narcotráfico y entrega de armas a las desaparecidas Farc, en concreto a Iván Márquez, ahora jefe de la disidencia Segunda Marquetalia. Su defensa le pidió a la corte una condena de seis años de cárcel.





Por María Isabel Ortiz Fonnegra | EL TIEMPO

El 18 de enero está citada una audiencia en la cual se conocerá la condena que le impondrá Estados Unidos a Alcalá, quien ante una corte de Nueva York aceptó dos cargos.

Según el fiscal del caso, Alcalá era un “poderoso general de las Fuerzas Armadas Bolivarianas de Venezuela que, por años, dio apoyo a las FARC”, a las que califica como una «violenta organización responsable de la producción y distribución de la mayor parte de la cocaína que llegaba a Estados Unidos».

El documento conocido por este diario agrega que, como jefe de “miles de militares armados”, Alcalá protegió a las FARC y a sus socios de la interferencia de las fuerzas militares y de la justicia venezolana, y que entregó a esa guerrilla material militar; también, que conspiró para lograr que la droga de la guerrilla no tuviera interferencia alguna para salir de Maiquetía, “el más grande aeropuerto de Venezuela”. “A cambio, Alcalá recibió millones de dólares en sobornos”, dice la solicitud.

El exmilitar fue extraditado a Estados Unidos desde Colombia en 2020 y el 29 de junio se declaró culpable de “proporcionar, ayudar e instigar la provisión de apoyo material o recursos” a las FARC, y de “recibir y transferir armas de fuego y municiones, sabiendo y teniendo motivos razonables para creer que dichas armas de fuego y municiones se utilizarían para cometer el delito federal de terrorismo”.

Lea más en EL TIEMPO