Cierran más del 70% de locales en mercado turístico del pescado en Porlamar

Fotos: Giam León

 

 

 





La crisis económica golpea fuertemente desde el año pasado a los locatarios en el mercado turístico del pescado de Porlamar, isla de Margarita.

Dexcy Guédez//Corresponsalía lapatilla.com

Pablo Reyes, director de ese establecimiento, aseguró que cuando la Gobernación de Nueva Esparta entregó esa infraestructura a la alcaldía del municipio Mariño, estaba casi desvalijada por funcionarios de la administración del Ejecutivo regional anterior.

“El alcalde José Antonio González ha hecho esfuerzos grandes y pudimos adquirir la bomba para que el agua llegue a cada uno de los locales. Pudiéramos hacer más, pero la falta de recursos nos lo impide”, expresó Reyes.

Betzaida Castillo, vendedora de pescado y otras especies marinas en esa dependencia, aseguró que alrededor del 70 % de los locales están desocupados y no hay posibilidades que sean ocupados nuevamente, porque hay mucha competencia.

“La gente empezó a hacer economía informal, a vender por las calles, hay tanta gente desempleada que va directamente a donde compra la mercancía y después se van a revenderlas”, describió.

Agregó que hay gente que tienen carros que también va al mercado, compra la mercancía y se va a los hoteles y se los revende.

Indicó que anteriormente muchos turistas que venían a la isla, aprovechaban las últimas horas para comprar pescado y llevárselo fresco, pero eso es cosa del pasado.

“Así quién viene para acá. Montaron muchas pescaderías y marisquerías. Eso ha influido en la soledad de este mercado”, insistió

Castillo agregó que la inseguridad también influye mucho, porque robaban a la gente y no quieren visitar más ese sitio.

“Además, los robaban con los pesos, era la inseguridad y robo con los pesos”, reiteró.

Estimó que la caída de las ventas en comparación con el año pasado para la misma época, se estima en alrededor de 70 % y no hay posibilidades de recuperación.

Afirmó que su hija busca ayudarla vendiendo algunos cocteles de mariscos a través de las redes sociales para poder ayudarla con los ingresos para “medio comer”.