Productores de maíz trabajaron a pérdida en 2023 y este año exigen financiamiento para incrementar rendimiento

Rafael Meza, directivo de Aprolegua

 

 

 





El 2023 fue un año más de obstáculos para los productores de maíz en el estado Guárico que, según la Asociación de Productores Agropecuarios en la entidad (Aprolegua), se enfrentaron nuevamente a las carencias de insumos agrícolas, combustible, tecnología y financiamiento.

Corresponsalía lapatilla.com

De acuerdo con Rafael Meza, directivo de Aprolegua, los registros de cultivos el año anterior estuvieron por debajo del promedio estimado, que es de unos 4.000 kilogramos de maíz por hectáreas para cubrir los costos de producción.

“Nosotros este año (2023) trabajamos prácticamente a pérdida, porque los rendimientos no estuvieron acorde con los costos que enfrentamos. Los rendimientos más aceptables estuvieron en un promedio de 3 mil kilos, que fue en las mejores épocas y en los terrenos menos afectados por las lluvias, y los otros rendimientos fueron de mil o menos”, explicó Meza.

El directivo de Aprolegua reiteró la exigencia a las autoridades nacionales de revisar la estructura de costo y recibir mejores oportunidades de financiamiento, así como la capacidad en inversión en tecnología para responder a los nuevos retos del sistema agroproductivo.

“El organismo que debería velar por estas actividades, que es el Instituto Nacional de Investigaciones Agropecuarias (INIA), no tiene centro de investigaciones, no tienen apoyo en la banca para que dicten las pautas para bajar el encaje legal y nos permitan obtener un financiamiento más accesible”, enfatizó Meza.

Recordó que los agricultores son afectados a diario por la falta de combustible, gasolina y gasoil. Además, no cuentan con semillas de calidad y esto también incide en el rendimiento del cultivo. “Tenemos un marco legal que nos encierra, porque la semilla genéticamente modificada no la dejan entrar al país y eso hace que seamos cada vez menos competitivos”, lamentó.

Meza subrayó que el 2024 es un año de nuevos retos para el sector agroproductivo y reiteró a las autoridades que urgen soluciones frente a las fallas en la distribución de combustible, problemas de maquinarias, vialidad, seguridad y financiamiento.