Milagro en La Vega: Conductor en estado de ebriedad volcó su camioneta y salió ileso (Imágenes)

Milagro en La Vega: Conductor en estado de ebriedad volcó su camioneta y salió ileso. Foto La Patilla.com

 

Un impactante accidente en la calle Las Margaritas, en La Vega, al oeste de Caracas, resultó “milagrosamente” sin víctimas fatales, la noche de este domingo 4 de febrero.

Por Deiker Ortíz | lapatilla.com

Un hombre identificado como Franklin Zaa de 55 años, que estaba en estado de ebriedad, salvó su vida de milagro, luego de perder el control de su camioneta Chevrolet Gran Vitara gris y estrellarse contra un Malibu negro que estaba estacionado y que sirvió de escudo para evitar una tragedia donde normalmente transitan muchos niños.

El hecho se registró al rededor de las 9:10 pm, cuando los vecinos escucharon un largo frenazo y después el fuerte golpe.

Foto La patilla.com

 

En declaraciones para La Patilla, Zaa que trabaja en una Fundación de Animales, contó que en la bajada, “se le fueron los frenos” y a pesar de que utilizó el freno de emergencia, no pudo evitar el choque.

“Yo venía de traer a unos amigos de su casa, porque yo soy de La Guaira y les hice el favor de traerlos. Cuando me iba, se sintió como si al carro se le fueran dañado los frenos y no me respondió”, dijo.

Así quedó el vehículo que sirvió de escudo para evitar una tragedia. Foto La Patilla.com

 

Milagro en La Vega: Conductor en estado de ebriedad volcó su camioneta y salió ileso. Foto La Patilla.com

 

Al sitio acudieron funcionarios de tránsito de la Policía Nacional Bolivariana (PNB) para atender la emergencia.

El equipo de La Patilla, pudo confirmar que la víctima tenía múltiples golpes en el cuerpo y que no llevaba cinturón de seguridad, pero las heridas no fueron graves. Sin embargo, fue trasladado a un hospital.

A pesar del fuerte impacto, el hombre salió ileso. Foto La Patilla.com

 

Foto La Patilla.com

 

Las personas que presenciaron el accidente no salieron de su asombro y susto, al ver el vehículo, totalmente volcado hacía la parte del conductor y con golpes en los laterales y en el techo.

“Esta calle está bendecida por Dios, por los Santos y por los Ángeles”, “El mismo Dios salvó a los niños y vecinos que corrieron despavoridos”, fueron algunas de las reacciones de los habitantes de la comunidad.