Taylor Swift hace historia en los Grammy al lograr su cuarto galardón por el mejor álbum del año

Taylor Swift, al recibir el galardón a mejor álbum pop, en la 66ª edición de los Grammy en Los Ángeles, California, el domingo. Foto: MIKE BLAKE (REUTERS) | Vídeo: EPV

 

Taylor Swift se ha coronado en la gala de los Premios Grammy de 2024. No ha arrasado, pero sí ha logrado hacer historia de los galardones. Es la primera artista que consigue cuatro estatuillas en la categoría más importante de los reconocimientos musicales más poderosos del mundo: mejor álbum. Frank Sinatra, Paul Simon y Stevie Wonder habían ganado tres. La de Pensilvania ha superado a las tres enormes estrellas con solo 34 años gracias a su disco Midnights, después de llevárselo con Fearless (en 2010), 1989 (2016) y Folklore (2021). Aunque era la favorita de la noche, parecía tremendamente sorprendida, tanto que se olvidó de saludar en el escenario a quien le entregó el galardón, Céline Dion, ganadora de cinco grammys y apartada de los escenarios a causa de una enfermedad rara. Swift le dio las gracias a su “mejor amigo”, el productor Jack Antonoff, y a todo su equipo. “Me siento así de feliz cuando escribo una canción, o logro un estribillo, o ensayo con mis bailarines, o me voy a Tokio a cantar [esta semana]. Solo quiero seguir haciendo esto. Muchas gracias por darme la oportunidad de hacerlo. Me explota la cabeza”, comentaba incrédula. Swift ganaba dos galardones, Miley Cyrus otros dos y Billie Eilish otro par; sin embargo, la más premiada fue Phoebe Bridgers, que se llevó cuatro, aunque ninguno en la parte televisada de la ceremonia; tres de ellos con su banda, boygenius.

Por El País

Como lleva pasando desde hace 66 años, muchos se preguntaron cuál es el premio más importante. ¿Una grabación excelente o un álbum redondo? Mark Ronson y su suegra, Meryl Streep, debatieron sobre el asunto al presentar el Grammy a la mejor grabación, el penúltimo galardón de la noche y, por pura lógica, el segundo más importante. La categoría de mejor álbum es para un disco completo, pero la de grabación del año premia al equipo que esté detrás de ella, tanto el cantante como el escritor, el productor, los arreglistas… En este caso, fue para Miley Cyrus, por Flowers, su segundo Grammy de la noche y de su carrera tras ganar el primero por la mejor interpretación en solitario de pop con el mismo tema. “Gracias. Pero no cambiaría nada. Mi vida ya era fabulosa ayer. Por favor, no penséis que esto es importante… es decir, sí que lo es, gracias, chicos”, bromeaba con su equipo, tras agradecérselo a todo el mundo. “Gracias, pero me voy, tengo que ponerme la ropa interior”, bromeó.

Una de las principales sorpresas de la noche fue para Billie Eilish, que se llevó el premio de mejor canción para What Was I Made for?, de la banda sonora de la película Barbie. “Esto es estúpido, yo no tenía ninguna oportunidad, era una lista de gente increíble, música increíble… Estoy como loca”, afirmaba en el escenario junto a su hermano Finneas O’Connell, al que se lo agradecía, al igual que a Margot Robbie y a Greta Gerwig, productoras, además de protagonista y directora de la película. El triunfo de Victoria Monét, mejor artista novel con 34 años, fue menos sorprendente. Igual que SZA, se alzó con tres estatuillas, aunque estaba nominada a nueve.

El encargado de presentar una gala eminentemente femenina fue Trevor Noah, que salvó los muebles de una emisión con muchos anuncios y actuaciones y pocas entregas de premios; la mayoría se hacen antes en una ceremonia no televisada, como los relacionados con cuestiones técnicas, bandas sonoras o los latinos, como los que ganaron Peso Pluma, Juanes y Natalia Lafourcade en empate a mejor álbum rock latino, y la guatemalteca Gaby Moreno a mejor álbum pop latino (categoría en la que estaba nominado Pablo Alborán).

Lea más en El País