Caso Derek Rosa en Florida: “Sweeden”, el testigo indirecto del asesinato de Irina García

Derek Rosa está acusado de matar a puñaladas a su madre Irina García en Florida. Crédito: Cortesía

 

Un amigo cibernético de videojuegos de Derek Rosa, identificado como “Sweeden”, sería el testigo indirecto del asesinato de Irina García a manos del menor en Florida.

Por El Diario NY

El jovencito de 13 años está acusado de matar a puñaladas a su progenitora mientras esta dormía la noche del pasado 12 de octubre.

La referencia a Sweeden fue brindada a las autoridades por el propio acusado.

Justo después del ataque en el apartamento familiar en Hialeah, Rosa le indicó a la operadora del sistema 911 que llamó y le envió fotos desde la escena al amigo virtual.

El menor se refería a dos imágenes del cadáver de García y una tipo selfie en la que saca la lengua y saluda con su mano ensangrentada.

La autofoto fue divulgada por las autoridades como parte de la evidencia que circula públicamente del caso.

La anterior fue la primera vez que Rosa mencionó al videoaficionado.

Tras la revelación a la empleada del 911, Rosa fue entrevistado por dos detectives al día siguiente del asesinato.

En esa instancia, también mencionó a Sweeden. El sospechoso dijo que se comunicó con el ciberamigo para decirle lo que pasó y despedirse, ya que planeaba quitarse la vida, pero luego interiorizó que no era lo que quería hacer.

En respuesta, el “testigo” expresó que no podía creer lo que había hecho, según relató Rosa a los oficiales.

Rosa agregó que, luego del intercambio con el “amigo”, llamó al 911 para alertar sobre el crimen.

En sus declaraciones a las autoridades, el adolescente no pudo precisar el nombre verdadero de la persona al otro lado de la pantalla. Sin embargo, manifestó que jugaba con él durante los fines de semana, y que lo conocía desde que él tenía 10 años.

Al momento, no hay información sobre si los investigadores ubicaron o contactaron a este testigo indirecto de los hechos.

Aunque Rosa se declaró no culpable de los hechos y se suponía que el juicio en su contra empiece este mes, el jovencito ha confesado el crimen en al menos dos ocasiones: en la llamada al 911 y en la entrevista posterior.

Rosa no ha revelado qué lo llevó a cometer los hechos.

En la entrevista con los detectives, cuando estos le preguntaron por qué cometió el crimen, el muchacho primero pidió ir al baño; cuando regresó, rehusó contestar la pregunta.

Lea más en El Diario NY