Si no es el apocalipsis, se acerca bastante: cotidianidad de los zulianos trastocada por prolongados apagones

Maracaibo, Venezuela / Imagen Archivo

 

Cuatro, seis y hasta más de ocho han padecido los zulianos sin servicio eléctrico, este lunes #5Feb y martes #6Feb. Las jornadas de suspensión han sido en dos tantas y en muchos sectores han ocurrido en forma consecutiva.

Por Lexzys Lugo // Corresponsalía lapatilla.com

Una pequeña lluvia que inició la noche de este lunes ocasionó que varios transformadores se dañaran en la parroquia Cristo de Aranza y Cecilio Acosta en Maracaibo.

Los ciudadanos expresan que se sienten cansados, agotados y muy afectados emocional y mentalmente al lidiar a diario con tantos problemas sin soluciones en el corto plazo.

Ana Duarte vive en el sector Los Haticos de Maracaibo y dijo que el servicio eléctrico es suspendido entre las 7:00 y 8:00 de la noche hasta 12:00 am, y luego entre 2:00 y 3:00 de la madrugada hasta las 7:00 am. Comentó que el racionamiento es continuo.

“Estoy como una zombie. En el trabajo me han regañado, no rindo igual, y cómo si no duermo. Estos cortes nos están matando lentamente, no he podido ni lavar, llegó de trabajar y a veces ni la cena puedo hacer”, manifestó.

Ángel Mesa relató a la patilla.com su triste odisea diaria, como la calificó. Se levanta a las 5:00 am de la mañana para alistarse e ir al trabajo, y no hay electricidad. Debe iniciar su jornada laboral a las 7:30 am durante el mes de enero, y no puede trabajar porque tampoco hay fluido eléctrico. El trabajo se le acumula, porque hasta las 12:00 pm o 1:00 pm se restablece el servicio.

“Como si no fuera poco, cuando llegó a la casa a eso de las 5:30 o 6:00 de la tarde, el servicio es suspendido nuevamente. Es injusto, inhumano, tener a una sociedad tantas horas sin electricidad. Este estado que ha sido tan golpeado por la crisis, y ahora esto. Reparen, pero háganlo de manera organizada. ¿Por qué ponernos con tanto sufrimiento? ¿Qué tienen en contra del Zulia?”, cuestionó.

Por su parte, el Sindicato de Magisterio Zuliano informó que el ausentismo escolar escala por el racionamiento eléctrico. En gran parte de los colegios a las horas laborales, no hay electricidad, razón por la cual intuye que los padres no envían a los niños a clases.

 

Si no es el apocalipsis, se acerca bastante: cotidianidad de los zulianos trastocada por prolongados apagones

 

Otros representantes no envían a los menores a clases, debido a que durante la noche no descansan los niños, y también porque si van a la escuela, estarán expuestos al calor y a picadas de zancudos, en un momento en que existen muchos casos de dengue en la región.

También se ven afectadas las transferencias bancarias y electrónicas: cuando no es la falta de electricidad, es el quiebre en el funcionamiento de la conexión a internet, debido a los apagones.

María Ramírez acudió este martes por segundo día consecutivo a una oficina de cambio para retirar la remesa que le envía su esposo para la manutención de sus hijos.

No ha podido retirar el dinero, pues en la zona donde se encuentra la casa de cambio hubo corte de la electricidad, y hoy justamente también falló el sistema de la empresa.

“Más trabas pone el Gobierno de las que tenemos aún. La plata no alcanza, la familia regada por el mundo. Qué les cuesta anunciar un cronograma, Dios Santo. En esta sede, según me dijo el señor, suspenden el servicio en la tarde, y hoy vine en la mañana y también se fue la luz. ¿Quién aguanta esto? Nadie. Estoy agotada y afectada tanto física como emocionalmente”, destacó.

Mientras que los trabajos de reparación y sustitución de cables y piezas avanzan en la línea N2 Cuatricentenario – Tablazo, los ciudadanos atraviesan una terrible situación, que ha conllevado a altercados en casa de cambio, bancos, supermercados y abastos. Los puntos de ventas no funcionan, el sistema administrativo se cae, entre otras vicisitudes que genera la falta de electricidad.