Errores de vestir que te hacen causar una mala impresión (y cómo evitarlos)

La manera en la que vistes afecta la impresión que causas Getty Images.

 

Sí, hay errores de vestir que te llevan a causar una mala impresión en los demás, a no ser tomado en serio o a ser considerado como una persona que no sabe lo que hace, poco agradable y muchas otras cosas más que no son exactamente buenas.

Por GQ

Lo que pasa es que las personas somos muy visuales y podemos emitir juicios sobre los demás, tomando como referencia únicamente la apariencia, lo que llevan puesto, el peinado o la manera en la que combinan su ropa. Esto no es necesariamente malo, significa que, por ejemplo, los alumnos de una escuela pueden pensar que alguien es el profesor si lleva un traje, o podemos pensar que alguien es inteligente si lleva lentes, y significa que podemos tener un poco más de control sobre la opinión de los demás al usar la ropa de la manera correcta y a nuestro favor.

Y no, estos errores no tienen nada que ver con la cantidad de dinero que gastas en tu ropa, las marcas que usas o con tener el clóset lleno de opciones, más bien tiene que ver con la forma en la que usas lo que tienes.

6 errores de vestir que llevan causar una mala impresión

Usar ropa con mal olor o manchas

Oler mal nunca va a causar una buena impresión, de hecho, puede hacer que los demás se sientan incómodos a tu alrededor y que no te quieran tener cerca, y es por esto que debes asegurarte de que tu ropa huela bien antes de usarla.

Un traje arrugado

Dicen por ahí que ponerte un traje puede hacer que te veas más atractivo, seguro y poderoso al instante, y eso puede ser verdad. Un traje puede transmitir autoridad y poder, pero solo cuando lo llevas bien y lo cuidas. Las arrugas hacen que te veas cansado y descuidado, indican que no estás dispuesto a hacer un esfuerzo y que no eres cuidadoso con tus cosas, y se puede traducir en que tampoco vas a ser cuidadoso con las cosas de los demás o incluso con tu trabajo.

Llevar el traje a la tintorería y a ser planchado es muy recomendable, en especial cuando vas a usarlo para algo importante.

Ir demasiado o muy poco arreglado para la ocasión

Claro que no tienes que seguir el código de vestimenta al pie de la letra y algunas reglas están para romperse, pero tomar como guía es muy importante, ya que puede ayudar a que te estés vestido adecuadamente en cada ocasión.

Ser el más desarreglado de la oficina puede hacer que quedes mal, mientras que opacar con un look demasiado llamativo, cuando no eres el centro del evento, también puede causar un efecto negativo, ya que puede parecer que buscas ser el centro de atención.

Leer más en GQ