“Operación Puente Menai”: el protocolo en caso de muerte del rey Carlos III

En esta imagen de archivo, el rey Carlos III de Inglaterra participa en una reunión en el Palacio de Buckingham, en Londres, el 13 de diciembre de 2023. (Aaron Chown/Pool Foto vía AP, archivo)AP

 

Durante el ensayo de la coronación de Carlos III en mayo del año pasado, el príncipe Guillermo, heredero al trono, practicó el juramento de lealtad al rey y se inclinó para darle el beso a su padre. Hubo un debate sobre en qué mejilla debía hacerlo y Guillermo le hizo cosquillas debajo de la barbilla y bromeó: «¡La izquierda está mejor!». Aquello sirvió a relajar a los presentes, nerviosos ante la gran celebración que se ejecutó en la Abadía de Westminster. La ceremonia estuvo marcada por el boato y la solemnidad. Pero el momento de ternura entre padre e hijo con aquella muestra de cariño fue de lo más significativo. Carlos III no ocultó su orgullo hacia su sucesor.

Por larazon.es

La clave de la monarquía es garantizar un heredero. Y ahora que el cáncer ha obligado al monarca –de 75 años– a cancelar su agenda pública, todos los ojos están puestos en su primogénito quien ha reaparecido este miércoles por primera vez después de que anunciara la enfermedad del jefe de Estado. El príncipe de Gales estuvo en el Castillo de Windsor en una ceremonia de investidura y por la noche asistió a una gala benéfica para el servicio de Ambulancia Aérea de Londres.

El principal objetivo es evitar una imagen de trono vacío y, pese a que otros miembros de la Familia Real han intensificado sus agendas –la princesa Ana, hermana del rey, presidió el martes hasta cuatro actos diferentes–, el gran protagonismo está en Guillermo, primero en la línea de sucesión.

Carlos III continúa con sus deberes constitucionales y mantuvo su reunión semanal con el primer ministro Rishi Sunak, aunque fue por teléfono. El monarca se ha desplazado a su casa campestre de Sandringham, en el condado inglés de Norfolk. Los médicos les han recomendado evitar en lo posible reuniones en persona para no contagiarse de ningún virus durante el tratamiento. Según Palacio, el monarca sigue allí con su rutina, entre ellos, sus quince minutos de ejercicio cada mañana. Aunque la propia Camilla, su esposa, le ha pedido que baje el ritmo de trabajo.

Existe optimismo al haberle detectado a tiempo el cáncer. No obstante, cuando un jefe de Estado enferma a los 75 años se debe tener todo preparado. La muerte de un monarca es tan importante que requiere mucha planificación para garantizar una transición sin problemas. Para Isabel II este plan se llamó «Operación Puente de Londres» y establecía todos los detalles de lo que ocurriría durante los diez días siguientes. La operación se creó ya en la década de 1960, pocos años después de su coronación. Y ahora se ha hecho lo propio para Carlos III. El nombre en clave para activar el protocolo en caso de muerte es «Operación Puente Menai», en referencia al primer puente colgante de hierro del mundo en Anglesey, Gales. Todos los miembros de la Familia Real tienen adjudicados nombres de puentes.

En cualquier caso, desde Palacio se transmite tranquilidad y no se habla oficialmente de crisis constitucional. Durante el tiempo que dure el tratamiento del monarca –que no se ha especificado– el príncipe Guillermo será una de las principales figuras en los actos oficiales. Pero, al menos de momento, serán «compromisos seleccionados» en lugar de retomar por completo toda la agenda.

Según los rotativos locales, el heredero al trono cuenta con la bendición de Carlos III para poder seguir cuidando de su mujer, Catalina, quien continúa recuperándose de una «intervención abdominal» sobre la que sigue un total secretismo. Desde Palacio confirmaron que no se trata de cáncer, pero no debe ser asunto menor dado que está de baja desde enero y no se espera que reaparezca hasta, como mínimo, después de Semana Santa.

Carlos III y el príncipe de Gales están en «comunicación constante», pero el monarca ha dado al heredero el permiso para anteponer la familia a «La Firma», como se le conoce a la institución. Se trata de un gran cambio en Palacio.

Carlos tenía sólo tres años cuando su madre se convirtió en la reina Isabel II y durante su niñez apenas la veía, ya que ella siempre antepuso la Corona ante todo y ante todos, incluidos sus propios hijos. Por lo tanto, quiere ahora que su primogénito pueda estar con los suyos en estos momentos complicados. Se trata de una situación excepcional para el príncipe de Gales quien afronta la enfermedad tanto de su padre, como jefe de Estado, y su mujer, uno de los grandes pilares de la institución. Si la situación empeora, no obstante, Guillermo tendrá que dar un paso más. El heredero es uno de los consejeros de Estado, personas que pueden actuar en nombre del monarca.

En un principio, se pensó que la enfermedad del monarca podría llevar a una reconciliación del príncipe Harry con la familia, con la que no tiene relación desde su polémica salida de Palacio en 2020. Sin embargo, tras pasar menos de doce horas en Londres –donde se reunió el martes con su padre apenas 30 minutos– el príncipe ha regresado de nuevo a Estados Unidos. Los hermanos no se vieron en ningún momento.