Atroz crimen en Nueva York: con martillo y cuchillo mataron a un hombre que luego fue escondido en un refrigerador

Kawsheen Gelzer tenía 39 años y era un delincuente sexual registrado. Crédito: NY.gov | Cortesía

 

Nicholas McGee confesó desde la cárcel que había matado a Kawsheen Gelzer (39) con un martillo y un cuchillo y luego picado y escondido su cuerpo por casi años en el refrigerador de su apartamento en Brooklyn, con la complicidad de su esposa, según nuevos datos revelados por la policía en este escabroso caso.

Por El Diario NY 

El crimen aparentemente sucedió el 22 de marzo de 2022, pero el cuerpo no fue encontrado sino casi dos años después, el pasado 22 de enero en Flatbush. En el ínterin McGee (45) fue enviado a una cárcel en Virginia por otro delito: fraude de identidad.

Al parecer Gelzer y McGee discutieron por drogas y falta de pago del alquiler, dijo ayer Joseph Kenny, jefe de detectives de NYPD, citado por Daily News.

Gelzer había estado en el registro estatal de delincuentes sexuales desde que fue declarado culpable de abusar de un niño de 12 años en 2005. Al momento del crimen estaba compartiendo el apartamento con McGee y su esposa Heather Stines (45), durmiendo en el sofá.

Tras discutir con el sospechoso esperó que se durmiera y lo golpeó con un martillo, dijo Kenny. “La víctima se despierta durante la paliza y en ese momento McGee saca un cuchillo y lo apuñala”.

Según McGee, su esposa estaba en casa pero no participó en el homicidio, y el cuerpo estuvo mutilado en su apartamento durante varios días hasta que comenzó a mostrar signos de descomposición. Luego el atacante desmembró el cuerpo de Gelzer de 6 pies de altura y 200 libras con una multiherramienta Leatherman y envolvió las piezas en bolsas negras, detalló Kenny, citando la confesión de McGee.

Colocó las bolsas en el refrigerador del apartamento, cerró la puerta con pegamento y la envolvió con cinta adhesiva. Dejó la ciudad en algún momento después de junio de 2023, dijo la policía de Nueva York y luego terminó preso en Chesapeake (Virginia). “Es sólo un ladrón”, dijo Kenny sobre McGee. “Él va a donde lo lleva el dinero”.

Después de supuestamente cortar el cuerpo, McGee y su esposa robaron drogas de los bolsillos de la ropa de Gelzer y las fumaron, mientras compartían una botella de vodka, detalló New York Post.

Lea más en El Diario NY