La burbuja de Biden: cómo la primera dama y su personal “protegen” al presidente de la prensa de la Casa Blanca

La primera dama Jill Biden ha protegido durante mucho tiempo a su marido de los miembros de los medios de comunicación en la Casa Blanca, e incluso reprendió a sus asesores por no interrumpir conferencias de prensa llenas de los errores del presidente. Bastiaan Slabbers/NurPhoto/Shutterstock

 

Tres años después de la presidencia de Joe Biden, los reporteros que cubren la administración saben qué esperar cuando aparece la primera dama Jill Biden: nada.

Por New York Post

El presidente, de 81 años, ha celebrado la menor cantidad de conferencias de prensa o entrevistas formales que cualquier comandante en jefe moderno, lo que deja a los paseos de Biden por el jardín sur de la Casa Blanca hacia y desde su helicóptero Marine One como la mejor oportunidad para que el cuerpo de prensa obtenga algo de información cara a cara.

Cuando Biden está solo, es mucho más fácil provocarlo con preguntas a gritos, a veces moviéndose alrededor de la medianoche para una toma rápida, a pesar de que las poco favorecedoras luces de televisión del techo lo obligan a levantar la mano para protegerse los ojos del resplandor.

Sin embargo, la presencia de Jill, de 72 años, en tales viajes es un claro indicio de que no habrá preguntas, y la primera dama se asegurará de tomar la mano de su marido durante todo el recorrido.

El papel de Jill Biden a la hora de proteger a su marido de los miembros de los medios de comunicación ha sido objeto de un nuevo escrutinio después de que el fiscal especial Robert Hur describiera al presidente en un informe publicado el jueves como un “anciano con mala memoria”.

Lea más en New York Post