Llamaron a crear Gran Alianza Nacional para apoyar el liderazgo de María Corina Machado

María Corina Machado 29-01-2024 JP

 

Las mayorías venezolanas y la recuperación de las libertades, el progreso y la paz.

Desde inicios del Siglo XXI, la sociedad venezolana fue sometida por el régimen socialista a un populismo de confrontación que la llevó a perder la cohesión social y redujo a niveles grotescos las libertades individuales y la seguridad de las familias. En el cuarto de siglo que lleva esta gestión, Venezuela presenció el grosero saqueo del Estado y la entrega a terceros de buena parte de su soberanía, ha sufrido un retroceso de más cincuenta años en la educación, la salud, la economía y la ciencia; y ha alcanzado las proporciones de pobreza más altas de su historia.

Eso explica que los resultados de la Primaria realizada en octubre de 2023, que incluyen votos de una alta proporción de ex partidarios del “Socialismo del Siglo XXI”, muestren una abrumadora mayoría de ciudadanos que quiere desplazar del poder al régimen causante de esta ruina. Por otra parte, aun conociendo la represión que aplica el régimen a quienes se le oponen, esa mayoría está respondiendo a los llamados para crear una Gran Alianza Nacional, instrumento de resistencia pacífica y constitucional que vincularía a todos los venezolanos sin exclusión.

El régimen miente, amenaza y engaña para impedir la organización de los ciudadanos

Los regímenes autocráticos neutralizan uno a uno a sus oponentes individuales, descalificándolos, reprimiéndolos, exiliándolos, encarcelándolos y hasta asesinándolos. Pero, para impedir que la ciudadanía se les plante en alianzas, apelan a amenazas, a la distorsión de la realidad y a la promoción de “infiltrados” en el seno de las organizaciones ciudadanas.

Como instrumento para ese fin, el régimen socialista construyó desde hace años una estructura de comunicación que miente sistemáticamente para desdibujar la historia y la percepción que tienen los venezolanos sobre su futuro, a la vez que hace uso reiterado de la intimidación. Maduro emplea hoy esta estructura para impedir que se consolide la Gran Alianza Nacional, atribuyéndole conspiraciones para ejecutar acciones de “traición a la patria”.

No es de extrañar el uso de esta perversa estrategia; ella repite una pauta empleada en todo el mundo y progresivamente perfeccionada en los últimos noventa años por los regímenes fascistas, nazis y comunistas, y por los autoritarismos neopopulistas. Todos ellos intentan distorsionar la realidad a través de la venta de un mundo imaginario basado en reiterar mentiras, siguiendo el aforismo atribuido a Joseph Goebbels, ministro de propaganda de Hitler, “Una mentira repetida mil veces se convierte en verdad”.

Ya Hannah Arendt, la gran estudiosa de los totalitarismos, caracterizó hace años lo que hoy intentan lograr Maduro y los demás jerarcas de su régimen, al afirmar que “El totalitarismo busca cortar los vínculos entre los ciudadanos”.

Con el fin de minar los proyectos de organización ciudadana, el régimen combina hoy cuatro acciones que es necesario señalar: agresiones físicas de sus colectivos agavillados e intimidaciones verbales de altos personeros como la ya trillada frase “No nos iremos ni por las buenas ni por las malas”; la inhabilitación espuria de candidatos; la división, promovida por personajes que en el pasado militaron en la política o la acción empresarial democrática; y la comentada mentira sistemática que busca ocultar la realidad que los amenaza.

La mayor verdad que el régimen pretende esconder, y el riesgo que busca neutralizar en este año electoral, es que será irremediablemente derrotado y deberá abandonar el poder si se enfrenta en comicios libres a María Corina Machado, la candidata que la Oposición ha elegido con la mayoría más contundente que ha visto el país desde 1947, cuando inició sus experiencias de comicios directos.

No cejar en la acción estratégica ciudadana para llegar hasta el final

Hoy están confluyendo nuevas circunstancias que propiciarán la derrota y el desplazamiento del régimen socialista en su grosera pretensión de prolongar el tormento que sufre Venezuela bajo sus prácticas antidemocráticas, corruptas e incompetentes.

Pero sólo se tendrá altas probabilidades de éxito en ese desalojo, si la sociedad democrática aprovecha las nuevas condiciones siguiendo un camino estratégico. Una ruta cuyos ejes fundamentales deben ser la Gran Alianza Nacional, que hará sinérgica la acción de toda la ciudadanía; y el fortalecimiento del liderazgo nacional indiscutible que surgió de la Primaria, que es encarnado por María Corina Machado.

Todo movimiento opositor que contribuya a robustecer esos dos ejes nos conduce en la dirección necesaria; cualquier acción temprana que los debilite, no importa las justificaciones tácticas que los alimenten, actúa en contra del éxito. En este momento hay que ser sordos a las “contribuciones” que anteponen la visión táctica a la estratégica, como las de dirigentes políticos que plantean ofrecer prontamente “candidaturas sustitutivas” para las elecciones de 2024, y mostrar claramente la falsedad de los razonamientos de algunas figuras empresariales que plantean que no todo estará perdido si Maduro “triunfa” en esos comicios, porque Venezuela podría comenzar de nuevo a progresar si la Oposición se compromete a respetar los resultados electorales y mantener la paz política.

Concluimos este documento reiterando nuestro apoyo al llamado a que a todos los ciudadanos se incorporen a una organización plural que viabilice el cambio político, e instando a la dirigencia democrática a asegurar que la Gran Alianza Nacional tenga ese rasgo de pluralidad eficaz, y a mantener una estrategia que se base en la participación organizada de la sociedad y en el fortalecimiento del liderazgo que se escogió en la Primaria de octubre de 2023.