Domingo Alberto Rangel: Buscan candidatos de consenso

Domingo Alberto Rangel @DomingoAlbertoR

Desinfladas las primarias, el acuerdo de Barbados y también las candidaturas de la oposición que algunos extremistas aún llaman “de alacranes”… porque ninguna ellas toma altura… aparecen viejos políticos cargados no solo del peso de los años, sino de la desactualización anunciando un candidatur “de consenso”.

En artículos de prensa y reuniones, poco concurridas por cierto, señalan que el país requiere precisamente consenso y con esa afirmación coincido… solo que no veo la oferta tras la cual se iría el país entero… y tampoco el o la candidata.

Los que se agazapan tras una de esas candidaturas, digamos las que se autodefinen como “de consenso”… a pesar de que en Venezuela sigue vigente aquella frase tan desdichada como certera que dijo un Secretario General y sindicalista de AD hace muchas décadas cuando se intentó fundar un régimen neo liberal en mí país: “no somos Suiza”.





A pesar de ello los impulsores del consenso razonan pensando en su beneficio que “si se pudo en Polonia o en el Chile de Pinochet… aquí se puede rescatar una añeja candidatura consensuada… y ganar”.

Bien: soñar no cuesta nada aunque estos viejos políticos sin nada que perder no son tontos… no tiran puntada sin dedal.

Esos políticos, a guisa del consenso, buscan que en 2025 los otros partidos opositores los apoyen como diputados o concejales… para entonces hacer mutis y dejar este bochinche en el cual lo que está perdiendo apoyo no son los partidos o sus dirigentes bates quebrados… sino la democracia.

En primer lugar y para que el tal consenso no sea un reparto de cambures a futuro necesitan lo que no tienen: un análisis previo de nuestros problemas y sus orígenes… sobre todo en cuanto a economía y régimen… ya que estos consensualistas solo hablan de política.

Y señalo este punto vital porque no es lo mismo montarse sobre un programa de pedigueñerìa… como se hizo y se hace en la economía petrolera… a planificar para un país empobrecido, sancionado y con la clase política llena de corrupción y odios.

Pero es que el consenso no pasa de mentira piadosa, cuando es promovido desde la nada: sin organización que lo hubiera sembrado incluso antes de las primarias.

Prueba de ello es que los promotores trasiegan los municipios caraqueños intentando convencer viejos y viajas candidatas a alcalde o diputado… para sobre ellos montar “partido”… sobre muletas ajenas.

A nadie le deseo el mal y menos a personas que uno conoce… pero cómo mínimo arrancan tarde… y con un candidato que se ha presentado en todas las elecciones… que no consigue apoyo… y ni siquiera se cuenta porque nunca inscribe la candidatura que supone estar “por encima de los demás aspirantes”.