Gerardo Lucas: La importancia de las remesas

Venezuela, como nuevo país pobre, en la actualidad recibe un importante volumen de remesas por parte de sus ciudadanos que forman parte de la diáspora. 

La estimación más reciente de las remesas para el 2023 la sitúan en 3725 millones de bolívares, un aumento de 360 millones sobre el año anterior, esto de acuerdo a los datos aportados por Macroconsultores, quienes estiman la remesa mensual promedio en 70 dólares. 

Es de esperar, que el volumen  de remesas continúe aumentando en los próximos años porque la experiencia de países como México, indica que en la medida en que los remitentes pasan más años en el exterior más grande es el valor promedio de la remesa anual. 





Ya el volumen actual de estas es significativo para el país, por una parte, si se considera que el total del crédito bancario nacional es de apenas unos 1000 millones de dólares, monto que las remesas triplican. En términos del Ingreso Nacional, cuyo monto se desconoce, pero si se estima en 40.000 millones de dólares, las remesas constituyen el 9,3% del total, porcentaje superior al aporte del ingreso de la Agricultura y la Ganadería en la década de los noventa que alcanzaba al 5% del PIB.

La Encuesta Nacional de Condiciones de Vida (ENCOVI) de la UCAB, señala que para 2022 el 41% de los migrantes envió ayudas a su hogar de origen; la periodicidad más frecuente es la mensual; fundamentalmente envían dinero, son pocos los que envían bienes; la distribución de los migrantes según el envío de ayudas no es diferente de acuerdo a la condición de pobreza.

En América Latina las remesas están creciendo. Para 2023 se estima que alcanzaron los 156 mil millones de dólares, un incremento del 9,5% sobre el año anterior. Los principales países que reciben remesas son México con 64,2 mil millones de dólares; Guatemala con 20,0 mil millones de dólares; Colombia 10,2 mil millones de dólares; Republica Dominicana 10,1 mil millones de dólares; Honduras 9,4 mil millones de dólares; Salvador 8,2 mil millones de dólares y Ecuador 5,3 mil millones de dólares.

Un estudio realizado por la Universidad de Oaxaca, México, que reúne datos de 71 países en desarrollo, concluye, que un aumento del 10% en las remesas per cápita disminuirá en 3,5% el número de personas viviendo por debajo de la línea de pobreza, puesto que este complemento de ingreso los mueve a una clasificación superior. Esto también es cierto porque en los hogares más pobres, las remesas constituyen una parte fundamental del ingreso, como es el caso de Guatemala donde el 10% de la población más pobre, de los hogares con menos recursos, la remesas pueden representar hasta el 60% de los ingresos totales.

El tema de las remesas es un tema relativamente nuevo para nosotros, pero de seguir el país como está tendrá una importancia creciente. Esperemos que no sea así.

Economista/ Master en Finanzas/Historiador. https://gerardolucas.wordpress.com/