Descripción del Ocaso de Albito Andrade (VII) “Bota esos mapas”, por David Mendoza

¡Qué haces Filo! Recogiendo el mapamundi, los atlas, el mapa que me dieron en el Ministerio de la inoperancia y la vaguedad política con la antigua “Zona en Reclamación”, el mapa de la Gran Caracas y cualquier otra cosa que parezca un plano, incluido el juego del mapa del tesoro y el mister detective. No sé si deberíamos salir también del monopoly, no vaya a ser que luego digan que el tablero es un mapa o que el viejito de la portada es espía norteamericano ¡Deja tu loquera! ¡Ninguna loquera, van tras las mujeres! Bueno mi azabache hermoso, van por mujeres de interés  político; y hasta donde yo sé, el interés que tú representas es el del prestamista, cada semana. Bueno, ¿Y qué sabe uno si la gorda esa del consejo comunal, a cuenta de nueva autoridad de la “ubeché” me embadurna de saña, y me mete en un gas metano? ¡No vale! Si ella está más “mariacorinística” que la propia. Yo creo que toda esa “ubeché” está a la calladita cambiada de acera. No botes los juegos de mesa, que al menos resuelven cuando se va la luz, de día, el fin de semana. De todas maneras Albi, voy a dejar de llamar “al primo” por si acaso ¿Y eso? ¡Ah no, Alberto! ¿El no es militar, pues? ¡Estás loca! Un pobre soldado que llega “hambriao” el fin de semana a acabar con lo poquito que tiene tu tía en la nevera. Deja la payasada que se acabó el carnaval y  tú no eres una “Nifunifá”, aunque la edad la tienes de sobra. 

Es que da miedo Albi, botaron a la gente de la oficina de derechos humanos de la ONU, tienen a un grupo de mujeres pariendo y brincando de aquí para allá, se ofenden si alguien emite una opinión incómoda y lo tildan de delincuente. De hecho, estoy pensando en dejar de ventilar nuestros asuntos por los periódicos; porque coño, la vaina es terrorífica. Te entiendo negra, da miedo sin duda. Dígame que hasta Mary Pili Hernández, se asustó y dijo que si callaba era por miedo y no por falta de indignación. Y ella los conoce de cerquita. Pero tranquila, esto va a pasar como pasa todo. Albi, no sé, fíjate que salió el señor este que negociaba con Maduro por parte de Biden, no rehabilitaron a MaCo y encima todo esto. Va a pasar, negra; siempre pasa. Esto es sólo otro capítulo de la misma novela, más oscuro sin duda. De hecho, el miedo de la sociedad les conviene. Sin embargo,  date cuenta que ya no les da tiempo de mejorar en la opinión pública, de hecho siguen cayendo en las encuestas, MaCo se aferra como una garrapata incómoda y terca (como debe ser) a la vía electoral, lo cual los expone, la presión internacional aumenta. Ellos también están dando brincos, están encerrados por la determinación de la sociedad venezolana de ir a por las elecciones y arrasarlas. Se les está bajando la gente del barco, los que se quedan están desmoralizados. En parte, todas las alharacas están dirigidas a subir la bilirrubina en sus seguidores, y a desmoralizar al país; pero qué va. Cuando Chávez hablaba de “magnicidio”, se prendía como una pólvora de adrenalina en sus fieles; ahora, cuando Maduro lo señala, su propia gente se interesa más por lo malo del concierto de Luis Miguel y que -“nisiquiera” saludó a Venezuela- (en referencia a que no atendió a los jerarcas ni los dejó entrar al “reservado”). Así que deja el monopoly guardado y sal a caminar un rato mientras a Maduro se le siguen bajando del barco. 

Mientras Albito prepara dos arepas con margarina (tiene tiempo que no sabe lo que es la mantequilla), Filomena regresa de caminar y al rompe entra de nuevo en el tema, al estilo de “Luismi” (sin  “nisiquiera” saludar): hay quienes piensan que no harán las elecciones, o que si las hacen se las van a robar, y que si aún así perdieran, no entregarán el coroto ¿Te abro la arepa y le pongo la margarina, o lo haces tú? Lo hago yo  ¿Qué opinas de lo que la gente piensa? Que cada quien es libre de pensar lo que quiera negra (al menos ese derecho aún lo conservamos en el país, mientras se quede dentro de nuestra cabecita) ahora bien, con respecto al tema, te puedo decir en primer lugar, que deseo que a Maduro  no se le caiga ni un pelo, que llegue sanito a las elecciones para resolver este asunto por la vía electoral y no enredar más el nudo; así mismo, está tan caído en su popularidad, y peor aún, tan cargado de impopularidad, que no puede ni inaugurar una plaza en Coro. Esto es muy importante entenderlo, porque hasta el gobierno más represivo del mundo, necesita una base popular mínima para poder sostenerse y gobernar. A un gobierno que no cuenta con esa base de legitimidad, la mera “legalidad” no le basta, pierde su capacidad de gobernar,  y por ende, de mantener el poder. Por eso, sigo creyendo a riesgo de ser cándido conejito en bosque de culebras, que el entuerto venezolano se va a resolver por la vía electoral. Si ocurriera un grotesco robo y/o un  flamante desconocimiento de la voluntad popular, por parte de quienes  hoy controlan el poder sin pueblo, o mejor dicho, a pesar del pueblo, su estrella cambiaría radicalmente, me temo. No hay forma de que se puedan  mantener en el poder. Por eso esta suerte de histeria funcionarial, donde todos salen gritando, amenazando, con los seños fruncidos, amargados, siniestros, mal hablados, vociferantes, desasosegados, nerviosos, despelucados, señalando con el dedo índice (la gente les está respondiendo con el dedo medio), buscando revolver el mar para pescar. Más, sus apoyos financieros, políticos, institucionales y sociales, van a ir haciendo el pasito de Michael Jackson, y todos esos que hoy aplauden y obedecen genuflexos, mañana terminarán siendo los más radicalmente comprometidos con el nuevo gobierno; porque aún cuando el resto de la institucionalidad la conserven, este país es presidencialista como el que más, y todo el mundo quiere darse la mano con el ganador, “y ese de seguro no será Maduro” (eslogan).   





Y qué de los “alacranes”. Negra, los partidos políticos con vocación de poder, tienen el legítimo derecho de generar sus propias candidaturas y sus propias vías; pero hay que calmarse, eso no significa que a la hora de la chiquita no terminen  negociando una  fórmula ganadora para salir de Maduro.   

Va a pasar. Recuerda esa canción de Chico Buarque que dice “a pesar de usted mañana ha de ser otro día”. Aunque por estas calles haya “algunos que hasta llegaron a presidente” ¡Gracias Yordano! 

Maduro, El Aissami que está buchón, Alex Saab (que también), el resto de Maduro & Co, y por supuesto MaCo, no se pierdan la caricatura “Súper Mostacho” por lapatilla.com. Pueden adquirir los capítulos en forma de NFT´s a través del siguiente enlace:

https://opensea.io/assets/matic/0x8c0e2ea868c305d950afa6d34d63f0073b12170f/242/

Nuestros libros 

El Poder Creador del Ser. Un Enfoque Ontológico de la Felicidad. https://a.co/d/iB2eVzU