El misterioso crimen de una conejita de Playboy: una noche de descontrol y un contenedor de basura en llamas

Paula Sladewski formaba parte del staff de las conejitas de Playboy

 

Paula Sladewski llevaba una vida de ensueño. La joven había entrado al mundo de las conejitas de Playboy. Hugh Heffner había fijado sus ojos en ella a comienzos de la primera década de los años 2000. La chica solía deambular con el traje característico por las fiestas en la mansión del zar del contenido erótico en Estados Unidos.

Por infobae.com





Paula además, trataba de llevar una vida normal. Separaba las fotos eróticas para las que posaba o las presencias en las fiestas de Heffner de su vida personal. Tenía un novio Kevin Klym con quien no la estaba pasando bien. La chica vivía envuelta en la violencia que ejercía su pareja. No podía salir de ese círculo. Y cuando lo intentó ya fue demasiado tarde.

Las vacaciones del horror

Era enero del 2010, Paula y Kevin estaban intentando volver de una de las tantas veces que el hombre la golpeaba o insultaba. Ella lo quería intentar de nuevo. Sin embargo, apenas comenzado ese año, hallaron el cuerpo de Sladewski en un contenedor de basura de North Miami.

La chica había visitado Sunshine State durante el fin de semana de Año Nuevo con su novio. La policía determinó que Sladewski había sido asesinada y su cuerpo estaba tan quemado que tuvo que ser identificada por sus registros dentales.

Lo primero que hicieron los investigadores fue ir a buscar al novio de la chica. Los testigos hablaron de la violencia de género que sufría la conejita de Playboy por parte de su pareja. Aunque Klym fue una de las últimas personas que vio a Sladewski con vida, y la pareja supuestamente había tenido una pelea en el Club Space de Miami poco antes de que Sladewski desapareciera, los dos fueron escoltados fuera del club nocturno por la seguidad. Y se fueron en diferentes autos.

Qué pasó la noche del crimen

Esas últimas horas, Paula fue agredida por su novio en el boliche. La seguridad sacó a ambos del lugar. Klym se tomó un taxi solo y regresó al hotel. Todo eso pudo verse en las cámaras de seguridad de las calles de Miami. En tanto, Sladewski salió de la discoteca después que su novio. Al poco tiempo, la atención se centró en los empleados del Club Space que fueron vistos escoltándola afuera y en un hombre que parecía estar siguiendo a Sladewski por detrás.

El crimen empezaba a ser un misterio para la policía de Florida. Los detectives completaban un organigrama con fotos y flechas que relacionaban a la chica con los sospechosos. Aun así, estaban lejos de llegar a la verdad. Quién había matado a Paula y quemado su cuerpo en un contenedor de basura.

Un testigo declaró ante los detectives y dio una pista. “Este hombre salió de un estacionamiento cerca del boliche junto a la víctima, justo antes de la desaparición de la chica”, relató sin titubeos ni contradicciones.

Sin embargo, 14 años después del hallazgo del cuerpo, la identidad de este hombre aún se desconoce y el asesino de Sladewski nunca pudo ser localizado.

Del pueblo al mundo de Playboy

Paula Sladewski había nacido el 15 de noviembre de 1983 en Garden City, Michigan. Un pueblo de menos de 30.000 habitantes. Allí la niña ya sobresalía en los actos escolares. Todo indicaba que iba a pasar poco tiempo en las heladas calles de su ciudad natal.

Su infancia fue conflictiva. Su padre estuvo prácticamente ausente y su madre le permitió “salir” con un hombre de 29 años cuando ella sólo tenía 14. La hermana mayor del adolescente, Kelly, fue quien denunció al hombre a las autoridades en ese momento.

A medida que Paula Sladewski crecía, empezó a soñar con convertirse en modelo y alejarse para siempre de su pueblo. A los 19 años viajó a Los Ángeles desde Michigan y quedó en un casting de la revista Playboy. Heffner había posado sus ojos en ella.

Para leer la nota completa pulse Aquí