Actriz denunció en los premios César que el cine no debe encubrir “un tráfico ilícito de chicas”

La actriz francesa Judith Godreche habla durante la 49ª edición de la ceremonia de los Premios César de Cine en el Olympia de París el 23 de febrero de 2024. (Foto de STEPHANE DE SAKUTIN / AFP)

 

 

La actriz Judith Godrèche pidió este viernes en la gala anual de premios del cine francés que el sector no encubra “un tráfico ilícito de chicas”, en una intervención muy esperada durante la ceremonia.





La 49ª gala de los premios César arrancó en la sala Olympia de París bajo la sombra de acusaciones de violencia sexual, una tormenta que no cesa desde que el cine francés inició su propia versión del movimiento de denuncia feminista #MeToo.

“¿Por qué aceptar que este arte que nos une sea utilizado como un tráfico ilícito de chicas?”, cuestionó la actriz de 51 años.

Godrèche ha denunciado ante la justicia a dos directores mucho más mayores que ella, Benoît Jacquot y Jacques Doillon.

Con Jacquot mantuvo una relación sentimental que comenzó cuando ella tenía 15 años, sin objeción supuestamente de los padres, y duró hasta su separación, seis años después.

Durante esa época también rodó bajo las órdenes de Doillon.

“Hay que tener cuidado con las niñas pequeñas, tocan el fondo de la piscina, se lastiman, pero se recuperan”, lanzó Godrèche, que recibió una ovación de pie de la sala cuando iba a tomar la palabra.

La actriz comenzó en el cine de la mano de Jacquot cuando era adolescente, antes de desaparecer de la escena, mudarse a Estados Unidos y regresar a Francia con una serie en la que interpreta su propio papel, “Icon of French cinema”, a finales de 2023.

A principios de 2024 presentó una denuncia contra Jacquot y Doillon por “violación de menor” y por sufrir una relación de “dominación”.

“Una resucitada de las Américas que viene a dar patadas en la puerta blindada. ¿Quién lo hubiera creído?”, declaró.

“Desde hace un tiempo, hablo y hablo, pero no les escucho. O apenas. ¿Dónde están? ¿Qué dicen?”, preguntó a la sala.

“Sé que da miedo: perder subvenciones, perder papeles, perder su trabajo. Yo también tengo miedo”, confesó.

“Estamos en los albores de un nuevo día. Podemos decidir que hombres acusados de violación dejen de ser los que toman las decisiones en el cine”, clamó.

Jacquot y Doillon niegan las acusaciones de Godrèche, que ha sido secundada hasta el momento por otras dos actrices, Isild Le Besco y Anna Mouglalis.

AFP