Las señales del Atlántico que pondrían en peligro las costas de EEUU: huracanes más peligrosos para 2024

La comunidad científica manifiesta preocupaciones por datos que podrían significar tormentas severas que podrían llegar antes de lo esperado y causar daños en las poblaciones costeras de EE.UU. (Archivo)
GETTY IMAGES

 

La temporada de huracanes en el Atlántico comienza oficialmente el 1° de junio y se extiende hasta el 30 de noviembre. Meses antes de que llegue ese período en el que las condiciones oceánicas y atmosféricas favorecen el surgimiento de enormes zonas de tormentas, los científicos de la Administración Oceánica y Atmosférica de Estados Unidos (NOAA, por sus siglas en inglés) alertaron de un calentamiento inusual en el mar.

Por La Nación 





Este año, las aguas del Atlántico presentan temperaturas inusualmente cálidas tras un incremento de 1°C por encima de lo normal, que en combinación con la posible aparición del fenómeno de La Niña, entre el verano y el otoño boreales, presagian una temporada de ciclones tropicales particularmente activa y potencialmente peligrosa.

“Esta temporada debería avanzar a toda velocidad, ya que no hay factores que vayan en contra de una temporada activa”, explicó Brian McNoldy, investigador científico de la Universidad de Miami, en entrevista con CNN. “Es probable que tengamos un océano anómalamente cálido y condiciones neutras o de La Niña para el punto álgido de la temporada de huracanes: todo lo que no se desea si se quiere que haya menos ciclones en el Atlántico”.

Phil Klotzbach, científico de la Universidad Estatal de Colorado, se sumó a las voces de la comunidad científica que llaman a mantener una vigilancia de los efectos del calentamiento del océano: “Estamos en febrero y todavía pueden cambiar muchas cosas. Pero si no cambian, podría ser una temporada muy agitada”.

Las aguas cálidas del océano no solo contribuyen a la formación de más huracanes, sino que también hacen que sean más intensos. Por tal motivo, con los datos actuales, algunos meteorólogos consideran que se podrían registrar tormentas tempranas que alcancen tierra antes de la temporada oficial y que hay posibilidades de que alguno de ellos tenga consecuencias significativas.

¿Qué efectos tiene la llegada de La Niña en el Atlántico?

La Niña es un fenómeno climático que forma parte del ciclo natural-global del clima conocido como El Niño-Oscilación del Sur (ENOS, por sus siglas en inglés). En términos sencillos, es el período en el que “las temperaturas del océano a lo largo de la mitad oriental del Pacífico tropical se enfrían y esa parte del mundo se seca”, según refiere National Geographic. Por lo tanto, el calor y humedad se concentran en regiones del otro lado del mundo como Australia, Indonesia y el sureste de Asia.

Para la temporada de huracanes 2024, la combinación del calor en las aguas del Atlántico y la posible aparición de La Niña podrían derivar en una combinación ideal para que aumente considerablemente la actividad de los huracanes y tengan mayor potencial destructivo.

Nuevos mapas y alertas para la temporada de huracanes 2024

El Centro Nacional de Huracanes (NHC, por sus siglas en inglés) prepara una renovación del mapa de pronóstico que utiliza desde hace 22 años, con el que busca explicar la trayectoria más probable del ojo de un huracán, pero que ha recibido críticas recientemente y ha sido malinterpretado por la mayor parte de las personas.

Comúnmente referido como el “cono de incertidumbre”, los diagramas existentes no siempre logran reflejar adecuadamente los riesgos para las comunidades costeras que pueden estar fuera en la zona de riesgo un día y al siguiente cerca del ojo de la tormenta.

Lea más en La Nación