“Sentí una corazonada”: Revisó su carro y descubrió que meses atrás había ganado un importante premio en Nebraska

Protagonista. Se llama Lucas Swarthout y vive en Nebraska, EE.UU. Foto: Nebraska Lottery.

 

Tiempo atrás, él tuvo un pálpito y en base a eso eligió tomar una determinación. Pero gracias a un olvido involuntario, todo quedó en pausa. Hasta que luego, tras varios meses, su presentimiento inicial terminó rindiendo frutos.

Por Clarín 





Un hombre halló en la guantera de su auto un boleto de lotería, el cual había comprado en 2023, y descubrió que se trataba del “billete” ganador: recibió un importante premio.

El afortunado se llama Lucas Swarthout y es un ciudadano estadounidense que vive en el estado de Nebraska. A comienzos del otoño en el hemisferio norte, durante el año pasado, el joven compró en un minimercado local un ticket de lotería para raspar (conocido como raspadita). En total, le costó dos dólares.

“Sentí una corazonada y seguí mi instinto”, declaró Swarthout al respecto a través de un comunicado difundido por la Lotería de Nebraska. Después de haber adquirido el boleto, lo guardó en la guantera de su coche.

Cuál fue el premio para el joven
Los meses transcurrieron y el joven se olvidó de la existencia del ticket. Un día, en febrero de este año, él se encontraba en su auto cuando decidió revisar la guantera. “Yo buscaba el número de chasis de mi vehículo cuando de repente me topé con la raspadita”, manifestó.

Por lo tanto, en aquel instante, Swarthout raspó el boleto y a continuación se sorprendió: había ganado una camioneta pickup cero kilómetro. Para su suerte, el ticket aún tenía validez, no estaba vencido.

Al principio, el estadounidense pensó en no acercarse a reclamar su premio debido a los impuestos y tasas asociados a la adquisición del nuevo vehículo.

Sin embargo, enseguida descubrió que la agencia de lotería cubría todos esos gastos: representaban cerca de 25.000 dólares, según informó la revista People. “Esto fue un alivio… Cuando me enteré de que no había ataduras financieras”, aclaró Swarthout.

Lea más en Clarín