Venezuela encabeza la lista de los países de Sudamérica con mayor prevalencia de esclavitud moderna, según Walk Free

Fotografía fechada el 22 de Mayo de 2018 que muestra a un ciudadano venezolano mientras camina por la vía Cúcuta – Pamplona en la población de Los Patios (Colombia). Atravesar parte de Colombia a pie es el desafío que afrontan a diario decenas de venezolanos que, sin dinero para el transporte, se aventuran desde la frontera por las carreteras del país para llegar a ciudades del interior en busca de trabajo y futuro. EFE/Schneyder Mendoza

 

El ranking elaborado por la ONG Walk Free estima que 3,5 de cada 1.000 personas en la región se encuentran en trabajos forzados

El último Índice Global de Esclavitud realizó un análisis regional de la situación de las Américas y determinó que aunque el continente presentaba la menor incidencia de esclavitud moderna entre las cinco regiones, con solo 5 de cada mil personas viviendo en esta situación; las Américas tenían la tercera tasa más alta de trabajo forzoso (3,5 por mil), pero la más baja en cuanto a matrimonios forzados (1,5 por mil) en comparación con otras regiones. Según el ranking, entre los diez países con mayor prevalencia de esclavitud moderna están seis sudamericanos encabezados por Venezuela.





Por Infobae

Venezuela, El Salvador, Guatemala, Colombia, Ecuador, Nicaragua, Jamaica, Bolivia y Perú lideran el listado que incluye a los 25 países del continente. De acuerdo con Walk Free, un grupo internacional de derechos humanos centrado en la erradicación de la esclavitud moderna, la vulnerabilidad a la esclavitud contemporánea en las Américas se ve principalmente agravada por la desigualdad socioeconómica, la inestabilidad política y la discriminación hacia los migrantes y las comunidades minoritarias.

En la región, indica el informe, VenezuelaHaití y El Salvador resaltaron por presentar las tasas más altas de esclavitud moderna. En el caso de Haití y Venezuela, este problema está estrechamente vinculado a la migración, la inestabilidad política y las rutas del narcotráfico que atraviesan desde América del Sur hacia América Central y del Norte. Mientras tanto, en El Salvador se relaciona con la violencia de pandillas y de género.

Los niños en las Américas “enfrentan un riesgo particularmente alto de caer víctimas de diversas formas de esclavitud moderna”, según el índice. Los menores han sido reclutados como soldados en prolongados conflictos civiles en países como Colombia y Venezuela, lo que ha dejado secuelas emocionales profundas. Además, el reclutamiento infantil por parte de grupos armados, pandillas y el crimen organizado ha experimentado un notable aumento en la región, afectando a niños en Colombia, Venezuela Ecuador y El Salvador.


 

El índice sugiere a Bolivia que criminalice el trabajo forzoso de acuerdo con las convenciones internacionales, la explotación sexual comercial de niños y que aumentar la edad legal para contraer matrimonio para hombres y mujeres a los 18 años sin excepciones. Perú, en cambio, tiene una calificación de 47 y presenta una vulnerabilidad por encima del promedio para la región. La vulnerabilidad es más alta en términos de grupos marginados.

El análisis de Walk Free informa sobre la participación de menores en labores peligrosas en sectores como la extracción de oro y estaño, el tráfico de drogas y la agricultura, especialmente en áreas como el cultivo de algodón, la cría de ganado, la pesca y el cultivo de tabaco. La explotación sexual comercial de menores también es una realidad en la región, particularmente en el Caribe, donde el turismo sexual, especialmente involucrando a menores, sigue siendo un problema persistente. Los turistas principalmente procedentes de Estados Unidos buscan explotar a menores en países como Belice.

Leer más en Infobae