The Guardian: Migrantes venezolanos impulsan economías de países sudamericanos, según estudios

Migrantes venezolanos suben una montaña con la intención de llegar a Panamá, el 8 de octubre de 2022 en el Tapón del Darién (Colombia). EFE/Mauricio Dueñas Castañeda

 

 

Un éxodo de casi 8 millones de migrantes venezolanos que han huido de la pobreza y la agitación política está impulsando las economías de otros países de América del Sur, según dos estudios publicados por las principales instituciones financieras internacionales.





Por Luke Taylor | The Guardian

La fuerza laboral extranjera impulsará las economías de sus principales países anfitriones en América Latina y el Caribe entre un 0,10% y un 0,25% en promedio cada año desde 2017 hasta 2030, según la investigación.

Si se aumentara el acceso al empleo de los migrantes venezolanos, los beneficios económicos podrían ser aún mayores, concluyeron el Banco Mundial, el Banco Interamericano de Desarrollo, la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) y la Agencia de las Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR).

“Este estudio evidencia lo que ya sabíamos: la migración es un buen negocio”, dijo Ronal Rodríguez, investigador colombiano que estudia el impacto de la migración venezolana en la Universidad del Rosario de Bogotá. Recibir migrantes nos hace un mejor país y nos permite seguir creciendo. Es tan simple como eso”.

La crisis migratoria venezolana es ahora la mayor en la historia de América Latina y supera el número de personas desplazadas de Siria, devastada por la guerra. Los venezolanos comenzaron a huir de su país en masa cuando su economía colapsó en 2014, generando una inflación galopante, pobreza e inseguridad.

Venezolanos en Perú. REUTERS/Guadalupe Pardo

 

Más de 6,5 millones de los 7,7 millones de personas que han abandonado Venezuela han buscado una vida mejor en América Latina y el Caribe, especialmente en Brasil, Chile, Colombia, Ecuador y Perú.

Si bien a menudo se culpa a los venezolanos de sobrecargar los sistemas de salud y las economías de toda la región, su contribución a la fuerza laboral en realidad beneficia a las economías locales al llenar empleos indeseables y aumentar la demanda local de bienes y servicios, lo que aumenta los ingresos fiscales, concluyeron los economistas.

Los servicios públicos ofrecidos a los migrantes aumentan el gasto estatal entre un 0,1% y un 0,5% del PIB, pero esos costos caen rápidamente y finalmente son superados por el crecimiento económico adicional, según el estudio.

En Colombia, la llegada de 3 millones de venezolanos ha ayudado a formalizar la economía del país, ya que los migrantes tienen más probabilidades de aceptar empleos oficiales mal pagados que los colombianos que prefieren trabajar dinero en efectivo en la economía sumergida, dijo Rodríguez.

Los venezolanos también han cubierto vacantes y han abordado la escasez de mano de obra para trabajos indeseables, como conductores de autobuses.

“Esto se suma a nuestra base tributaria, que es especialmente importante debido al envejecimiento de nuestra economía”, dijo Rodríguez.

Los países sudamericanos están luchando con un bajo crecimiento económico y el Banco Mundial predice que la región aumentará un 2% en 2023, más bajo que cualquier otra región del mundo.

Lea más en The Guardian