Los verdaderos motivos que explican por qué las mujeres no llegan al orgasmo

Los beneficios del sexo pueden variar según la frecuencia, la calidad y el tipo de actividad sexual Dreamstime

 

El sexo es una de las acciones que los seres humanos, como mamíferos, tendemos a practicar con frecuencia a lo largo de nuestra vida. Las ventajas del acto sexual son innumerables, y aunque no sea una necesidad para vivir, lo cierto es que nos provoca placer y felicidad. Para sentirlo al máximo, debemos llegar al clímax u orgasmo, algo que los hombres tienen más fácil que las mujeres. A estas, sin embargo, les suele costar llegar al momento álgido, y son varios factores y motivos los que explican la razón, según muchos científicos y expertos en sexología.

Por larazon.es





Los actos sexuales pueden variar ampliamente e incluir una gran cantidad de variedad más allá de la penetración. Los “preeliminares”, así como caricias o besos en determinadas partes de cuento, además de sexo oral, anal y otras formas de estimulación, son solo algunos ejemplos sobre la estimulación sexual.

Asimismo, es importante destacar que los actos deben ser consensuados y realizados de manera segura, utilizando métodos de protección como condones y barreras dentales, puede ayudar a prevenir la transmisión de enfermedades de transmisión sexual (ETS) y reducir el riesgo de embarazos no deseados.

Los actos sexuales pueden ser una forma saludable y gratificante de expresar intimidad y sentirse bien con uno mismo. Entre sus beneficios, está el de la mejora del bienestar emocional, reducción del riesgo de enfermedades cardiovasculares, fortalecimiento del sistema inmunológico, alivio del dolor, mejora del sueño e incluso fortalecimiento de los músculos y quema de calorías. No obstante, si no se realiza de una manera efectiva, puede desembocar en la pérdida de la mayoría de sus beneficios. Sobre todo para las mujeres, a quienes les cuesta más llegar al orgasmo.

Por qué las mujeres no llegan al orgasmo: estos son las razones por las que tardan en llegar al clímax

Experiencias negativas: si la mujer ha experimentado una situación traumática en el pasado, puede sentir bloqueadas sus relaciones sexuales.

Estrés: el día a día, la rutina o la falta de relajación, así como ansiedad o un ritmo de vida muy alto por trabajos exigentes u horarios que cumplir pueden provocar que la mujer no disfrute en sus relaciones sexuales.

Falta de comunicación: la realización de actos que no les provoca placer, así como la falta de posturas o formas sexuales que desea, si no lo comunica, puede generar un problema mayor.

Estimulación escasa: esto se debe también a una falta de comunicación, pues la falta de actos preliminares o diálogo sexual desemboca en una pérdida de placer.

Falta de deseo sexual: diversas situaciones o problemas psicológicos.

Autoexigencia y expectativas: sentir la constante necesidad de dar placer a la otra persona, así como creer que la otra persona va a aportarle el placer que desea -y que por diversos motivos no pueda dárselo- genera frustración, y por ende, la imposibilidad de llegar al orgasmo.

Dolor: algunas lesiones relacionas con la vagina pueden ser un ejemplo.

Problemas de pareja: realizar el acto sexual por imposición, discusiones o situaciones relacionadas con los anteriores problemas y que no se han comunicado son algunos ejemplos.

Para lidiar con estos problemas, la recomendación de los especialistas es tratar de centrarse en solucionar esos problemas que no solo están afectando la vida sexual, tales como problemas de pareja, de autoestima o psicológico. Buscar mejorar la relación y la comunicación con tu pareja, así como recibir ayuda de especialistas, pueden ser las formas de solucionar estos problemas.