Cómo cuidar a los niños del dengue y prevenir una infección grave

En América ya se han reportado más de 1,5 millón de casos de dengue durante 2024, según la Organización Panamericana de la Salud. Afecta a todas las edades (iStock)

 

Se suele creer que los casos de dengue grave se producen cuando las personas adquieren la infección viral transmitida por picaduras de mosquitos por segunda vez. Sin embargo, un nuevo estudio, que fue publicado en la revista Nature Medicine, demostró que la primera infección por el virus en niños también puede desencadenar infección grave.

Por Infobae





Ese cuadro puede incluir shock (o choque), dificultad para respirar, sangrado grave y/o complicaciones graves de los órganos y puede llevar a la muerte.

La investigación consistió en estudiar a 619 niños con dengue que fueron atendidos en tres hospitales de diferentes regiones de la India. Fue llevada a cabo por científicos de ese país y de los Estados Unidos, quienes clasificaron a los participantes según testeos que siguen pautas de la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Observaron que los que habían tenido el virus por primera vez (es decir, tenían infecciones primarias) representaban el 56% del total de casos clínicos, el 55% de los casos de dengue grave y el 71% de las muertes.

“Nuestros resultados muestran que las infecciones primarias por dengue también pueden constituir una fracción sustancial de la carga de enfermedad grave. Por lo tanto, existe una necesidad urgente de una vacuna eficaz contra el dengue que se pueda utilizar de forma segura en personas que no han contraído la enfermedad”, escribieron en el trabajo.

¿Cuáles son los síntomas del dengue en los niños?

“Los síntomas del dengue son muy variables, desde un cuadro pseudogripal hasta sangrados u otras complicaciones. En los bebés, a veces solo hay fiebre mayor de 38 grados como única manifestación clínica de la infección. En cambio, chicos más grandes se puede presentar los mismos síntomas que los adultos como dolor de cabeza, cansancio, dolor detrás de los ojos, muscular o de articulaciones, náuseas o vómitos, y aparición de manchas en la piel”, explicó a Infobae la médica infectóloga Griselda Berberian, jefa de clínica del Servicio de Epidemiología e Infectología del Hospital de Pediatría Juan Garrahan y miembro de la Sociedad Argentina de Infectología Pediátrica.

Para leer la nota completa, aquí