Robó más de 100 millones de dólares al Ejército de Estados Unidos a través de una empresa ficticia

Janet Mello se declaró culpable de los cinco cargos de fraude postal y de los cinco cargos de presentación de una declaración de impuestos falsa ante el Tribunal de Distrito de EEUU para el Distrito Oeste de Texas. (Corte Federal)

 

Una empleada del Ejército de Estados Unidos, aceptó su responsabilidad en una estafa de más de 108 millones de dólares de los fondos del Ejército. Se trata de Janet Yamanaka Mello, de 57 años de edad, quien se declaró culpable de, en total, diez cargos que incluyen cinco de fraude postal y otros cinco por presentar declaraciones tributarias falsas, el pasado miércoles 28 de febrero ante el Tribunal de Distrito de Estados Unidos para el Distrito Oeste de Texas.

Por infobae.com





Esta aceptación de culpabilidad se dio como resultado de una investigación en la que se reveló que Mello desvió fondos hacia compras personales extravagantes, incluidos inmuebles, vehículos de alto rendimiento y lujosos artículos de moda, de acuerdo con el diario San Antonio Express News.

Según la oficina de la fiscalía federalJanet Yamanaka Mello se valió de la creación de una empresa ficticia denominada Child Health and Youth Lifelong Development (CHYLD) en 2016, que supuestamente ofrecía servicios a las familias de los miembros militares a través del programa 4-H, el cual, de acuerdo con el New York Post, “se centra en el desarrollo positivo de los jóvenes ofreciéndoles oportunidades de participar en experiencias de aprendizaje intencional”.

Sin embargo, esta empresa nunca brindó ninguna ayuda financiera real al programa, y era utilizada exclusivamente como un medio para desviar fondos del gobierno estadounidense hacia sus cuentas personales.

El descubrimiento de este fraude se dio cuando el Servicio de Impuestos Internos (IRS) detectó actividades sospechosas en las declaraciones de impuestos personales de Mello en 2017, en las cuales reportó ganancias mínimas que no concordaban con su nivel de gastos y adquisiciones. Mello y su esposo utilizaron los fondos ilícitamente obtenidos para adquirir lujosas propiedades y vehículos.

Para leer la nota completa pulse Aquí