“La Roja” acaricia la gloria al batir a los anfitriones con un testarazo histórico

“La Roja” acaricia la gloria al batir a los anfitriones con un testarazo histórico

Jamal Musiala (i) de Alemania y Rodrigo de España en acción durante el partido de fútbol de cuartos de final de la UEFA EURO 2024. EFE/EPA/GEORGI LICOVSKI

 

Dos de las selecciones que más han ilusionado en lo que va de Eurocopa se disputaron el pase a las semifinales sin un favorito claro, con las jóvenes estrellas de Jamal Musiala y Lamine Yamal como factibles cartas de triunfo.

Por lapatilla.com





Mientras los dirigidos por Luis de la Fuente buscaban certificar en el Stuttgart Arena su reencuentro con el éxito, la oncena de Julian Nagelsmann intentó ampliar el lustroso palmarés de Toni Kroos antes de su retiro definitivo.

El marcador arrancó (0-0).

Los jugadores de España controlan a su compañero Pedri, que yace herido en el suelo, durante el partido de fútbol de cuartos de final de la UEFA EURO 2024. EFE/EPA/ANNA SZILAGYI

 

Las acciones comenzaron en los pies ibéricos, con una triangulación entre Álvaro Morata y Pedri que acabó embolsada por Manuel Neuer. Justo después, el lateral Marc Cucurella se resintió de una caída, pero logró recuperarse y seguir en el campo.

Una entrada dura de Kroos a Pedri sostuvo el devenir accidentado del encuentro. El jugador del Barcelona dejó la cancha al minuto 7, reemplazado por Dani Olmo. El mediocentro teutón no recibió amonestación por el lance.

El español Dani Olmo (i) y el alemán Toni Kroos (d) hacen gestos durante el partido de fútbol de cuartos de final de la UEFA EURO 2024. EFE/EPA/RONALD WITTEK

 

Al minuto 12 un tiro libre de Yamal resultó desafortunado tras un disparo flojo y desviado. A continuación, los equipos se repartieron la posesión de balón, interrumpida solo por un disparo lejano de Fabián Ruiz y un cabezazo de Kai Havertz.

Nagelsmann apostaba por meter a Kroos entre los centrales y abrir mucho a los laterales, formación que era aprovechada con peligro por Joshua Kimmich, responsable de varias internadas peligrosas por su banda. Sin embargo, Unai Simón se mostró no tan elegante pero sí muy seguro para retener sus centros al área.

El alemán Kai Havertz en acción durante el partido de fútbol de cuartos de final de la UEFA EURO 2024. EFE/EPA/RONALD WITTEK

 

A la media hora el ritmo estaba más marcado por las interrupciones y las faltas, que por la claridad.

Un buen pase largo a Havertz le dio trabajo al guardameta español debido a un remate fuerte y ajustado. La respuesta española llegó dos minutos después, cuando Fabián Ruiz habilitó a Nico Willias, que encaró a Neuer tras ganarle la espalda al lateral. Pero el asistente de línea señaló fuera de juego e invalidó la acción.

El delantero de la selección española de fútbol Nico Williams (i) juega un balón ante el alemán Joshua Kimmich, durante el partido de cuartos de final de la Eurocopa. EFE/Alberto Estévez

 

En el minuto 40 Olmo improvisó un potente disparo desde la media luna, el arquero alemán dio rebote, pero Morata quedó inhabilitado al buscar la revancha. Leroy Sané, por su parte, apoyaba siempre en la marca a Kimmich. Y de las pocas veces que Williams consiguió desbordar, ninguno de sus compañeros acudió puntual a la cita del centro.

La primera parte cerró a la espera de mayores emociones, debido a que el juego hasta el momento había sido muy espeso, con dos oncenas cuidadosas. Al reinicio de las acciones, Morata estuvo a punto de marcar dese el área chica, a pase de Yamal, pero el defensa central Jonathan Tah supo incomodarlo lo suficiente.

El español Dani Olmo celebra el gol del 1-0 durante el partido de fútbol de cuartos de final de la UEFA EURO 2024. EFE/EPA/RONALD WITTEK

 

El marcador se desbloqueó en el minuto 51 (1-0) gracias a un buen zapatazo de Olmo, que recibió un pase preciso de Yamal, después haberle señalado con la mano dónde quería la pelota. Otra clave de la jugada fue Morata, quien había abandonado el área para dejarle el espacio a la llegada de los volantes de su equipo.

Alemania intentaba reaccionar con el ingreso del mediapunta Florian Wirtz, dispuesto a atacar la espalda de Cucurella o aprovechar cualquier espacio para disparar desde afuera. Los anfitriones alzaron líneas y un remate al minuto 66 del centrocampista Robert Andrich puso a volar a Unai Simón, que despejó a un costado.

El defensa de España Marc Cucurella (d) pelea un balón con Florian Wirtz, de Alemania, durante el partido de cuartos de final de la Eurocopa. EFE/ Alberto Estévez

 

“La Roja”, en cambio, amontonó efectivos al borde de su área grande, con la intención de recuperar y habilitar a sus punzantes extremos para ganarle en carrera a sus rivales.

Como ya lo había planeado el entrenador alemán, Wirtz atacó la retaguardia del lateral español y lanzó un centro templado desde la raya de fondo. Niclas Fullkrug remató con fuerza desde el punto penal, pero el balón pegó del poste ante la mirada impotente del guardameta. El defensa Aymeric Laporte en todo momento sostuvo de la camiseta al ariete rival, pero el árbitro principal no marcó falta.

En un mal saque de puerta Unai Simón se durmió y casi encaja un gol cuando Havertz se hizo del balón e improvisó una vaselina que se fue por poco.

El alemán Florian Wirtz celebra tras marcar el gol del 1-1 durante el partido de fútbol de cuartos de final de la UEFA EURO 2024. EFE/EPA/MOHAMED MESSARA

 

Al crepúsculo del tiempo regular, cuando toda Alemania inclinaba la cancha a su favor, un centro a la olla fue cabeceado por Kimmich, que venció en la disputa aérea a Cucurella. El balón lo impactó de primera Wirtz, que está vez consiguió fortuna al cruzarlo hacia el segundo poste de Unai Simón.

Al cierre de la segunda parte, el partido se fue a prórroga con el marcador (1-1) igualado.

El español Mikel Merino celebra el gol del 2-1 durante el partido de fútbol de cuartos de final de la UEFA EURO 2024. EFE/EPA/RONALD WITTEK

 

La definición se alargó hasta que un testarazo de Mikel Merino en el minuto 119, directo a los momentos de mayor gloria de la historia de la selección española, derribó el muro del anfitrión con épica, cuando todo estaba en su contra y asomaban los penaltis. El marcador acabó (2-1).

España no tiene techo y salió ilesa del partido de mayor sufrimiento en el torneo para ganarse el máximo respeto del mundo del fútbol tumbando al anfitrión.

Con información de EFE