Cómo fueron las últimas 24 horas de Madeleine McCann

Abr 20, 2017 8:13 am
Publicado en: Internacionales, Titulares

Madeleine-McCann-2

El 3 de mayo de 2007 era el sexto día de vacaciones de la familia McCann, de Leicester, Reino Unido. Habían elegido descansar en una reconocida cadena de hoteles en Portugal, en Praia da Luz. Habitación 5 A del Ocean Club. El mar y el entorno serían ideales para relajarse y para que sus hijos pasaran horas inolvidables. No se equivocaron: esas jornadas se volvieron inolvidables, pero por la desaparición de la mayor de los pequeños, Madeleine Beth, conocida mundialmente como Maddie.

Fueron miles las crónicas que se escribieron sobre el caso que no sólo conmovió al Reino Unido y a Portugal, sino a todo el mundo. Las hipótesis de la desaparición de Maddie fueron múltiples. Cada nueva teoría era tenida en cuenta. Los investigadores estaban (están) desconcertados sobre qué pudo ocurrir con la niña nacida el 12 de mayo de 2003. Desde un secuestro y asesinato, pasando por la posibilidad de que una banda dedicada a la explotación sexual de menores la hubiera raptado y hasta la posibilidad de que hubieran sido sus propios padres, Kate y Gerry, los responsables de su muerte.

En las últimas horas, la niñera del Ocean Club —el resort contratado por los McCann para las vacaciones— que cuidó de Madeleine y de los mellizos Sean y Amelie, rompió el silencio y contó cómo fueron esas frenéticas horas en las que se supo de la desaparición de la pequeña. Pero, ¿cómo fueron en verdad las últimas 24 horas de la familia? ¿Qué hicieron los padres? ¿Cómo fue el día de Maddie?

Aquí una guía para entender mejor qué ocurrió esa fatídica noche de la que pronto se cumplirán 10 años:

10:00 a. m.

Luego de desayunar en el comedor central del Ocean Club, los McCann llevaron a Madeleine y a los mellizos Sean y Amelie al Kids Club del hotel al cuidado de las niñeras que allí trabajaban. Luego, ambos salieron a realizar una caminata matinal, como acostumbraban.

12:30 p. m.

Kate y Gerry recogen a los niños del Kids Club y se dirigen a su habitación. Allí almuerzan, se cambian de ropa y regresan a las instalaciones comunes del hotel para pasar un rato en la piscina central.

2:29 p. m.

La última fotografía. En la piscina del hotel, los padres de Maddie le toman la que sería la última imagen a su hija. No sabían que horas después desaparecería. El reloj de la cámara marcaba 1:29, pero los padres aclararon que estaba una hora atrasada.

3:30 p. m.

Los padres vuelven a llevar a los niños al Kids Club del resort. Dos horas más tarde, a las 5:30 cenarían allí mismo.

6:00 p. m.

Kate recoge a los niños por la guardería del hotel y se dirige a la habitación 5 A, mientras Gerry dedica una hora a jugar al tenis con amigos.

Madeleine-McCann-21

6:30 p. m.

Gerry le pide a su amigo David Payne si puede ir a ver si Kate y sus hijos ya están en la habitación. Payne formaría parte del grupo de los siete que esa noche irían a comer a un restaurant de tapas, a pocos pasos del hotel.

7:00 p. m.

Gerry McCann regresa a su habitación luego de una hora de tenis. Los padres acuestan para dormir a los niños, Madeleine, Sean y Amelie, en el cuarto del frente que da al aparcamiento y a la calle. Maddie es colocada en una cama simple, mientras que los mellizos son puestos en dos cunas de viaje.

7:30 p. m.

Los McCann se duchan y se cambian para salir. Los esperan cinco amigos, con quienes compartirían tapas en un restaurant a 50 metros de la habitación de sus hijos.

8:00 p. m.

Antes de partir al restaurant con amigos, abren una botella de vino para beber. A los pocos minutos, parten.

8:40 p. m.

Los McCann son los primeros en arribar al restaurant.

8:55 p. m.

El grupo, ya completo, comienza a ordenar las entradas para comer. Se inicia la rutina del chequeo de los menores. Los McCann no eran los únicos que tenían hijos y se turnarían entre los mayores para ver que todo estuviera bien. El primero en ir es Matt Oldfield. Los Payne todavía no arribaron al lugar para comer y Oldfield les avisa que los estaban esperando.

9:05 p. m.

Última vez que alguien vería con vida a Maddie. Es el turno de Gerry para regresar al resort. Ingresa por las puertas corredizas que daban a un patio. Las habían dejado abiertas para evitar tener que entrar por otra que hacía mucho ruido. No querían despertar a los niños. Desde hacía casi una semana realizaban la misma rutina cada noche que salían a comer. Las puertas estaban siempre sin seguro. Al ingresar, Gerry nota que la puerta de la habitación de los niños está más abierta de lo normal. Él siempre la deja entornada. Extrañado, mira en su cuarto si Madeleine se había pasado a la cama matrimonial. No. Regresa donde estaban los niños y los ve a los tres profundamente dormidos.

9:08 p. m.

El padre de Maddie sale de la habitación y observa a Jeremy Wilkins del otro lado de la calle. Wilkins es otro de los huéspedes del hotel que vacaciona con ellos. No fue a comer porque tenía que atender a su hijo más pequeño. Hablaron algunos minutos.

9:15 p. m.

Jane Tanner, otra de las amigas del grupo, camina por la calle mientras observa a Gerry y Jeremy hablar. Según su declaración, asegura haber visto a un hombre caminando rápido cerca de donde ella estaba, saliendo del complejo de apartamentos de Ocean Club. Indicó que llevaba consigo a una niña dormida vestida con pijamas rosa. No le llamó la atención, teniendo en cuenta el contexto. Chequea su habitación, su hija está bien y regresa al restaurant.

9:30 p. m.

Es el turno de Kate McCann para retornar al resort para ver que los niños estuvieran bien. Pero Matthew Oldfield y Russell O’Brien se ofrecen a hacerlo por ella. Al ingresar a la habitación, Oldfield observa lo mismo que minutos antes había visto Gerry: la puerta estaba abierta 45 grados, pero no le presta demasiada atención. Desde el ángulo en que estaba alcanza a ver a los mellizos, pero no a Madeleine. En su declaración, la policía lo colocaría como un sospechoso por haberse ofrecido a hacer la tarea de Kate y no saber si la niña estaba en el momento en el que él ingresó al apartamento 5 A.

10:00 p. m.

Kate regresa a su habitación. Se alarma al ver la puerta entreabierta. Dentro del cuarto, la ventana está abierta. La cama de Maddie está vacía. Se desespera. Minutos después, Rachael Oldfield se dirige al apartamento de Tanner y le comenta que Madeleine no estaba. “¡Dios mío! ¡Vi a un hombre llevando a una niña!”, fue su respuesta.

10:15 p. m.

Tanner se dirige a la recepción para dar la alarma. El gerente del Ocean Club se comunica con la Policía. Según la niñera que cuidó de Maddie los días anteriores, tardan demasiado tiempo en arribar al lugar.

11:10 p. m.

La Policía Judicial arriba al lugar para comenzar con la investigación y el rastrillaje. Se viven horas de desesperación. Detectives, amigos, personal del hotel y Gerry y Kate comienzan a recorrer las calles del pequeño pueblo en busca de alguna señal de Madeleine. Durante horas hacen rastrillajes sin ningún resultado positivo.

4:00 – 5:00 a. m.

La Policía ordena suspender la búsqueda de Maddie McCann. La Policía Judicial abandona el lugar. La noticia tardará apenas horas en llegar a los medios británicos y poco más en recorrer canales, sitios y diarios de todo el mundo.




VPI/LaPatilla

Destacadas