Emilio Nouel: Ya falta menos

Abr 21, 2017 8:24 am
Publicado en: Opinión

thumbnailemilionouelNov2014

 

Sin duda, la partida de quienes han demolido nuestras instituciones y descalabrado nuestra economía, comienza a vislumbrarse cierta a corto tiempo.

Comparar las dos concentraciones que tuvieron lugar el 19 de Abril es una tarea fácil que nos indica cómo está nuestro ambiente político y a quien realmente las  mayorías respaldan.

¿3 millones de personas en la Avenida Bolívar? Permítame carcajearme, señor Maduro. No se puede ser más farsante y embustero. Las  gráficas ciertas y confiables lo reseñaron ampliamente. No habrían más de 20 mil personas, si acaso, en la concentración organizada por el gobierno, a la que por cierto, llevaron nariceados a todos los empleados públicos del país, bajo la amenaza de ser despedidos.

Pero la imposición les resultó infructuosa, miles se resistieron a hacerlo, y los que vinieron, en su mayoría, maldecían entre dientes a los déspotas que nos gobiernan.

Entre 20 y 50 mil bolívares fueron los viáticos que entregaron a cada persona, y algunos recibieron botellas de bebidas espirituosas. Miles de autobuses fueron contratados, y sin embargo, fue desastroso el resultado como movilización. Ya quedaron atrás los días en que acarreaban a la gente sin necesidad de estímulos en metálico o porque los consideraban sus líderes. La bolsa pública para despilfarrar y regalar se les vació, y ahora no los quieren ver ni en pintura por el hambre que han provocado.

El mundo entero pudo observar cómo el gobierno ni con todo el dinero del mundo puede movilizar a “su gente”. Perdió credibilidad, apoyo y legitimidad ante la población. Sus mentiras ya no son creídas, sus montajes mediáticos nadie se los traga, ni siquiera los que aún sienten alguna simpatía por el gobierno.

En cambio, la movilización de la oposición democrática fue grandiosa, pacífica, nunca vista en  nuestra historia política. La dirigencia política, los partidos y las organizaciones  de la sociedad civil demostraron su capacidad organizativa, su fuerza social y su liderazgo.  Probaron que su legitimidad democrática es real y que tienen audiencia en nuestra población.

Porque unas manifestaciones como las del 19 y 20 de abril responden a una implantación de un liderazgo que con sus defectos y errores tiene amplio respaldo popular. Unas demostraciones como ésas no son producto de la magia, de la improvisación o de la mera espontaneidad. Es también de un trabajo que muchas veces no es reconocido, o porque se desconoce o porque hay algún interés antipolítico detrás que busca restarles importancia, todo en un entorno en el que los medios mayormente controlados por el gobierno o neutralizados por éste, no reflejan las iniciativas de muchos líderes políticos y sociales que a la chita callando laboran junto a las comunidades luchando por sus necesidades más sentidas.

Estamos viviendo momentos muy difíciles, complejos e inciertos.

Tenemos enfrente a un gobierno que en su locura pareciera pretender que el país se hunda con él. No le importa las penurias y el dolor indecible que sufre la población. Solo quieren mantenerse en el poder para seguir haciendo de las suyas, a su antojo, y forrarse los bolsillos.

De allí que arremeta con saña y perversidad contra quienes se oponen a él, echando mano de grupos paramilitares que aterrorizan a los venezolanos.

Esta semana presenciamos hasta dónde es capaz de llegar, violando los derechos humanos de los opositores que protestan contra un gobierno dictatorial y desastroso. Esta dispuesto a todo, y ya ha dado muestras de los más grandes horrores. Les tiene sin cuidado lo que piensan en otros países, la comunidad internacional.

Las amenazas, veladas o abiertas, a las personas que ejerciendo sus derechos constitucionales han salido a las calles a protestar, están a  la orden del día. Se les acusa de traidores a la patria, intimida y hasta se asoma que podrían acabar con sus vidas.

Los venezolanos estamos siendo gobernados por unos verdaderos desquiciados que han desfalcado las arcas públicas y destruido instituciones que fueron levantadas con mucho esfuerzo por los venezolanos durante varias décadas. Y no solo eso, la moral de nuestra sociedad la han degradado.

Pero las principales víctimas han sido la democracia y la libertad.

No obstante, pareciera que el proceso de recuperación democrática se ha comenzado a acelerar y ello es motivo para sentirse optimista. Aun falta camino por recorrer, el cual se acortará en la medida que todos los demócratas unidos empujemos hacia el mismo objetivo.

Ya falta menos, los últimos y auspiciosos eventos están anunciándolo. Y en el ámbito internacional no estamos solos.

 

EMILIO NOUEL V.

 

 

 

 




VPI/LaPatilla Regionales 2017

Destacadas