Rafael Piña Pérez: Otra avalancha humana en todo el país

Abr 21, 2017 11:11 am
Publicado en: Opinión

thumbnailRafaelPiñaPerez

Sin duda, la oposición viene demostrando cada vez más que es una mayoría creciente ante la descendente minoría que sigue al régimen. Las amenazas y amedrentamiento  mostrando la fuerza bruta armada, los cuatro componentes constitucionales más la milicia, no metieron el miedo que esperaban. El Sr. Maduro no tuvo los cojones de decir que activaba el Plan Avila camuflado con el nombre de plan Zamora 200 en Verde. Aquí cabe recordar que es la segunda vez que este régimen represivo acude al plan Avila, la primera vez fue el 11 de Abril de 2002, cuando el finado presidente Chávez lo ordenó y la FANB le desobedeció para evitar una masacre mayor aquel fatídico día. En esta segunda oportunidad fue para intimidar en procura de asustar a la población y desestimular su asistencia a la marcha más grande realizada en todo el país en estos días de resistencia cívica. El vicepresidente  ejecutivo como todos los voceros del régimen presentaron como triunfo de esta falsa revolución la presencia escuálida oficialista en la marcha(solamente en Caracas y llevando gente de todo el país). A pesar del relleno con cuerpos armados,  la bulla paramilitar,  la hegemonía mediática y la brutal represión con armas de fuego, lacrimógenos y perdigones en todo el país, no alcanzó el 10% de la asistencia opositora.

    Varias lecturas pueden desprenderse de esta resistencia cívica ante un régimen inepto, corrupto y represivo, muy aferrado al poder por tantos desmanes cometidos en corrupción y violación de los derechos humanos. Saben que esos desmanes son delitos de lesa humanidad que no prescriben en atención al estatuto de Roma establecido en la Corte Internacional de la Haya. Este régimen dirigido por golpistas consuetudinarios, dieron dos golpes militares en 1992, llegan al poder por la vía electoral. Aprovechan las instituciones democráticas para instalar progresivamente la dictadura que hoy padecemos llevándonos al empobrecimiento, la escasez, la inflación más alta del mundo y al país más inseguro del mundo. La pobreza crece con masas humanas comiendo de la basura, muertes por carencia de medicamentos y desnutrición por insuficiencia alimentaria. Siguen dando golpes, utilizando al TSJ para desconocer al poder originario de la AN y gobernar arbitrariamente como lo vienen haciendo desconociendo el texto constitucional.  Siguen reprimiendo bestialmente, ya van más de 12 muertos en lo que va de  Abril, decenas de heridos, han detenido a más de 800 personas según el Foro Penal. La gente sigue en la calle

   Otra lectura que se desprende de las atrocidades de esta dictadura ya abierta es que el pueblo venezolano va a seguir en la calle hasta conseguir el cauce democrático roto por el régimen. Esta ruptura del hilo constitucional fue reconocida por la Fiscalía General de la República. La mayoría del pueblo venezolano está consciente de que la causa fundamental de la escasez, la inflación, la inseguridad, la crisis humanitaria está en este régimen degenerado, inmoral,  depredador de la democracia, de la economía  y de los valores éticos de la sociedad.

    La otra lectura que quiero destacar es el hecho de que el pueblo venezolano en su inmensa mayoría está dispuesto a permanecer en la calle hasta alcanzar el cauce democrático que nos han bloqueado. De haberse realizado el referendo revocatorio, ya el Sr. Maduro no fuera presidente o estaríamos en un proceso electoral presidencial rumbo al cambio para rescatar la Democracia. Si se hubieran realizado las elecciones regionales, hoy la mayoría de las gobernaciones estarían en manos opositoras. No hay cronograma electoral para las restantes elecciones como las de alcaldes, consejos regionales y concejales. Se nos ha truncado la ruta electoral, de allí que la gente esté volcada en las calles por la libertad. El tiempo apremia, presionando hacia un adelanto de las elecciones presidenciales como preámbulo para una transición democrática sin traumas que lamentar. Debemos enfrentar los odios fomentados por la dictadura, los venezolanos no somos vengativos. Los hermanos seguidores del régimen deben contar con nuestro respeto. Es la nomenclatura dominante que ha saqueado al país  que deberá responder a la justicia. Dios quiera que así sea. Amén.




VPI/LaPatilla

Destacadas