Carlos Lee Blanco: un ejecutivo al servicio de Venezuela, por Luis Manuel Aguana

Jun 11, 2017 10:16 am
Publicado en: Opinión

thumbnailluismanuelaguana

 

Un inmenso vacío nos ha dejado la desaparición prematura de una vida tan valiosa como la de Carlos Lee Blanco. Este lamentable hecho me pone a reflexionar profundamente acerca de temas tan importantes en nuestro país como el desprecio por el conocimiento en todos los órdenes, la desidia de hacer bien las cosas, la desaparición de la gerencia de lo público –y también de lo privado-, de la decadencia de lo universitario, y sobre todo de la falta generalizada amor por el país de quienes han conducido hasta ahora a Venezuela. A veces me pregunto cuál será el plan Dios con nosotros cuando se lleva antes de tiempo a figuras tan valiosas que nos han acompañado luchando en contra de todos esos males a favor de nuestra democracia y nuestra libertad.

Por Luis Manuel Aguana / @laguana

Y es que Carlos Lee representaba a mi juicio la esperanza que algún día los venezolanos tuviéramos precisamente todo lo contrario: el aprecio por el conocimiento, el interés genuino por hacer bien las cosas, que el país se manejara con una extraordinaria gerencia y administración de lo que es de todos, en un marco de excelencia por lo universitario; todo eso adornado con el hermoso telón de fondo de un amor inmenso por Venezuela. Ese era el retrato de Carlos Lee para aquellos que lo conocimos.

Es que sin educadores de la talla de Carlos, ¿cómo nos podemos plantear una lucha tan difícil en contra de todas esas plagas? Poco a poco, por una razón u otra, hemos ido perdiendo personajes increíbles que podían hacer más fácil un retorno a la libertad. Personajes como Eric Ekvall (http://ticsddhh.blogspot.com/2013/11/farewell-eric.html), Rafael Enrique Casal (http://ticsddhh.blogspot.com/2015/01/rafael-enrique-casal-constructor-de-pais.html), Jacobo Yepez Daza (http://ticsddhh.blogspot.com/2015/12/jacobo-yepez-daza-requiem-por-un.html), Rosa María Zulueta (http://ticsddhh.blogspot.com/2017/03/rosa-maria-zulueta-ciudadana-integral.html) y ahora a Carlos Lee Blanco. ¡Cómo duele hacer ese recuento! Sus razones tendrá Dios para hacernos más difícil el camino…

Venezuela está de luto. Más de 70 jóvenes han perdido sus vidas en las calles a manos del régimen. ¡Este desangre se tiene que parar! Pero si a eso le sumamos la desaparición física de quienes pueden ayudar para que esa sangre joven no haya sido un desperdicio cuando toque reconstruir el país, el sentimiento de frustración se eleva infinitamente, mas aun cuando se trata de un profesor universitario y ejecutivo insigne como lo fue Carlos Lee Blanco.

Esto eleva de una manera muy importante la responsabilidad de quienes sobrevivimos. No solo para asumir los retos de aquellos que se fueron antes y recoger sus banderas de lucha, en especial si son de la nobleza intachable como las que enarboló Carlos Lee, sino para seguir y profundizar en ellas.

Desde la Universidad Metropolitana que le cobijó durante sus últimos años, Carlos impulsó extraordinarias iniciativas que deben ser profundizadas en el bien de una Venezuela del futuro, como el Centro de Orientación en Energía (COENER), del cual fue su Presidente hasta sus últimos días. Asimismo nos dio un respaldo extraordinario para el estudio del Proyecto País Venezuela Reconciliada Vía Constituyente con diferentes actores de la vida nacional.

Numerosos fueron los encuentros con múltiples personalidades convocadas por Carlos Lee en la UNIMET para el estudio de las consecuencias de la falta de institucionalidad en la Venezuela actual y las propuestas necesarias en el marco de un nuevo Proyecto de País a través de un proceso Constituyente:

“…verdaderamente ya casi no quedan argumentos para no considerar la Constituyente como una alternativa a nuestros males. Entre ellos, la clase política que requiere rápidamente de un rediseño de su pensamiento y accionar, con mejor disposición hacia los riesgos. En ese sentido la poca claridad de cómo se hace carrera política, es algo que nos entraba. Puede  haber la percepción de por qué se tiene un conjunto de habilidades verbales, facilidad de interacción, o relaciones estrechas con un determinado partido o simpatizar con las líneas de acción eso te vuelve un político. Nada más falso, si este grupo de personas así se lo cree, no resulta permeable a las nuevas ideas, ni siquiera las considerará como una opción…. Pero la dinámica no va más allá de la bulla.No producen hechos concretos, y se eternizan en la promesa. Ven las alternativas como una amenaza a sus posiciones. No abren camino a las nuevas generaciones, que no por ser nuevas, sean más eficaces, han perdido el sentido de un sano relevo, y eso debe ser motivo de estudio y preparación, ya pasaron 20 años en este naufragar.” (Subrayado nuestro)(Palabras de Carlos Lee el 13-12-2016).

Carlos tenía clarísimo que era indispensable un relevo del liderazgo político basado en conocimiento y en una nueva forma de ver los problemas del país. La dinámica de los nuevos tiempos, las nuevas generaciones, el sano relevo, esa es la clave de cualquier pensamiento en positivo para el cambio del país. De allí que Carlos planteara la factibilidad de un proyecto de “Tanque de Pensamiento – Think Tank ” dedicado a la acción política que sirviera de apoyo al accionar de su dirigencia y del país. Tuve el honor de discutir con él las bases de ese proyecto hasta que su enfermedad lo disminuyó y al final lo venció.

Ambos tuvimos el honor de ser colegas Presidentes de la Asociación de Egresados del PAG – ASEPAG (Programa Avanzado de Gerencia del IESA) de allí que tuviéramos muchos intereses en común. Carlos fue fundador de ASEPAG y su primer Vicepresidente y luego Presidente de la Asociación durante el período 1993-1995 y Presidente Honorario. Su extraordinaria experiencia ejecutiva lo llevó a alcanzar  posiciones de importancia como Gerente de Consultoría Gerencial en las transnacionales Ernst & Young y De Deloitte Touche Tohmatsu. Difícilmente conseguiremos a un ejecutivo de las credenciales que tuvo Carlos Lee Blanco a favor de una Venezuela de excelencia, por eso será de verdad insustituible.

Todos queremos y luchamos por tener algún día un país mejor del que tenemos, un país donde el conocimiento prive sobre la improvisación, donde los que estudian prevalezcan sobre los ignorantes, donde los que tengan técnicas y metodologías realicen su trabajo sin las trabas de quienes desconocen lo que se hace en los mejores países, a favor de las mayorías. Un país de dirigentes políticos cultos. Ese fue el país por el que soñó y trabajó Carlos Lee Blanco. Estoy seguro que el paso de Carlos por esta vida que Dios quiso que hiciera en Venezuela, haya dejado sembrado ese deseo en los venezolanos. Carlos “Chino” Lee, si el Altísimo quiso que lo acompañaras ahora es porque tal vez esa semilla que dejaste ya esté por germinar a favor de Venezuela… Estoy seguro que así será, ¡y que falta nos vas a hacer para continuar esa labor mi querido amigo!

Caracas, 11 de Junio de 2017

Blog: http://ticsddhh.blogspot.com/

Email: [email protected]

Twitter:@laguana




La Patilla TV

Destacadas