La diáspora de la música independiente venezolana

Sep 4, 2017 7:43 am
Publicado en: Cultura, Titulares

GETTY IMAGES
GETTY IMAGES

 

A la sombra del Gobierno de Nicolás Maduro solo florece la música oficialista, los cantos revolucionarios y la propaganda que versiona Despacito para promover su ideología. También los músicos consolidados que generan sus ingresos en el extranjero. Pero la escena musical independiente de Venezuela convalece con la crisis económica y la desaparición de los pocos festivales que promueven talentos nuevos y alternativos. Por eso la migración parece ser la única salida para los músicos indie del país sudamericano, reseña El País.

A pesar de las adversidades, la música venezolana destaca, aunque desde el exilio, por su originalidad y experimentación. Del país sudamericano han salido talentos como Alejandro Ghersi, conocido a nivel internacional por su proyecto electrónico Arca y por ser productor de Björk y Kanye West.

Los integrantes de seis proyectos musicales venezolanos hablan de las necesidades de su país y la desvanecida escena musical independiente que ha tenido que emigrar a otros países para mantenerse viva: “Tuvimos que salir de Venezuela para poder continuar persiguiendo lo que nos hace felices”, dice Henry D’Arthenay vocalista y guitarrista de la banda de rock, que fue portada de la revista Spin el pasado mes de abril, La vida bohème.

Sin herramientas como Spotify o Apple Music en Venezuela, plataformas a las que la mayoría del resto de los músicos latinoamericanos tienen acceso, las opciones de difusión de los proyectos nuevos en el país es limitada. En el extranjero, los ingresos que generan las reproducciones en dichas plataformas pueden ayudar, pero en Venezuela YouTube es la principal (y casi única) salida, aunque, según refiere Aroldo Contreras del proyecto electrónico VFRO, hay muchos problemas para monetizar las visitas debido al control del tipo de cambio de la moneda que implementó el Gobierno.

“Músico se puede ser en todos lados, pero si lo que se quiere es vivir de eso, pienso que lo más viable es migrar a un país que te ofrezca oportunidades, como en mi caso que me vine a Ciudad de México donde hay una escena musical bien establecida y se me han dado las condiciones necesarias para vivir de esto”, señala sobre su experiencia Manuel Ferraz, conocido en la escena electrónica como Ferraz.

En los últimos años al menos una decena de festivales musicales venezolanos han desaparecido o reducido su oferta musical y frecuencia. Por el medio de la calle, Sin mordaza, Ciclos de viernes rebeldes, WTFest, Ni tan nuevas bandas, Virgen Fest, 100% Rock Venezuela, Rap Latino Fest, Caracas Pop Festival, Ciclos Union Rock Show, son algunos de éstos.

En el caso de Ciclos de Unión Rock, un festival gratuito que ha realizado más de 85 ediciones ininterrumpidas en las calles de Caracas, este año aún no tiene fecha por la falta de patrocinadores y la crisis económica del país, según mencionaron sus organizadores al medio venezolano Caraota Digital.

Siga leyendo aquí




VPI/LaPatilla

Destacadas