Vicente Brito: Políticas públicas generan crecimiento de la informalidad y pérdida de empleos

Sep 9, 2017 8:25 am
Publicado en: Actualidad, Economía
Vicente Brito, Presidente Red por la defensa al Trabajo,  la Propiedad y la Constitución.
Vicente Brito, Presidente de la Red por la defensa al Trabajo, la Propiedad y la Constitución // FOTO Prensa

 

Vicente Brito, presidente de la Red por la defensa al Trabajo, la Propiedad y la Constitución, asegura que cuando analizamos los crecientes niveles de la actividad informal y pérdida de empleos, se determina que es el resultado de la aplicación de políticas públicas que han propiciado la minimización de la actividad económica nacional, a nivel nunca antes visto desde que se inició la explotación de hidrocarburos en nuestra nación.

“Lo observamos a lo largo y ancho del país donde se hace más evidente en los tradicionales centro de producción donde se ejercía la actividad agropecuaria, industrial, pesca y agroindustrial. Así lo demuestran los elevados niveles de trabajadores informales y desempleados que existen en cada una de nuestras regiones, alcanzado cifras sumamente angustiantes por el aumento constante de la pobreza que se observan, donde hasta el 90% de esas familias sus ingresos de todos sus miembros no le alcanzan para cubrir al menos el 60% del valor de la canasta alimentaria y donde los alimentos subsidiados por el estado, han disminuido hasta más de un 50% su suministro al compararlos con el año pasado”, insiste.

Reitera que “el éxodo de habitantes de estas zonas con caída de la actividad económica, hacia las grandes ciudades se hace evidente y así lo podemos observar en el aumento de viviendas informales (Ranchos), que han crecido en los últimos 6 años en números que superan el millón de estas precarias e insalubres viviendas habitadas por estas familias que se han desplazado en busca de mejores condiciones de vida. Si a estos sumamos los más de 3 millones de Venezolanos que han buscado mejores oportunidades y destinos en otros países, nos encontramos con un gran éxodo hacia las ciudades y otras naciones del mundo, por causa de la reducción de la actividad económica en esas zonas a lo largo y ancho del país”.

A su juicio, “los estados donde se producen los mayores desplazamientos de sus habitantes son aquellos en los que se ejercía la mayor actividad productiva del país, nos referimos a las regiones de los Llanos, los Andes, Occidente y Oriente. Son unos 10 estados donde se hace más evidente el crecimiento de la informalidad que hoy alcanza alrededor de un 50% o más y el desempleo supera el 12%. Habiendo estados emblemáticos como Sucre donde ambos índices alcanzan el 66%, o sea que de cada 100 trabajadores dos terceras partes no tienen un empleo estable con salario y los beneficios de antigüedad, vacación y utilidades”.

“Es el resultado de ser Sucre el que tiene una mayor actividad productiva en manos del sector publico tales como: La flota para la pesca (la cual fue la quinta del mundo en la captura de atún), producción de azúcar, explotación de las salinas, producción y procesamiento de cacao, procesadoras y enlatadoras de pescado, más de un 80% de sus mejores tierras bajo el control de programas de producción pública. Los resultados obtenidos no alcanzan el 25% de cuando eran privadas”, indica.

“A pesar de que el empleo público se duplico en estos seis años alcanzando los 3.5 millones de trabajadores que ejercen actividades laborales para el estado y sus empresas. El sector privado que hoy debería generar unos 8 millones de puestos de trabajo apenas alcanza un poco más de 4 millones al haber disminuido todas sus actividades económicas, como resultado de las políticas públicas que lo limitan y regulan”.

“De un total estimado de una fuerza laboral de unos 18 millones de Venezolanos, apenas son unos 7.5 millones los trabajadores que tienen un empleo estable, un aproximado de 8.7 ejercen la actividad informal (buhoneros, eventuales o contratados por tiempo determinado) nuestros números nos indican que unos 1.8 millones están desempleados, con un preocupante total entre desempleados e informales que alcanzan los 10.5 millones de venezolanos en necesidad de trabajar que no tienen empleo fijo o estable”, concluye.




VPI/LaPatilla

Destacadas