CNBC: La crisis en Venezuela ya es un punto de ruptura para los inversionistas

Oct 20, 2017 1:39 pm
Publicado en: Destacados, Economía
Fotografías del 10 de octubre del 2017, de decenas de personas que hacen fila para esperar un bus de transporte público en la ciudad de Caracas (Venezuela). Los altos costos de mantenimiento, la disminución de importación de repuestos, una galopante inflación y la escasez de efectivo tienen al sistema de transporte de Venezuela en jaque, mientras la población padece los efectos de esta crisis con un pasaje inestable y largos tiempos de espera para trasladarse. EFE/MIGUEL GUTIÉRREZ
Fotografías del 10 de octubre del 2017, de decenas de personas que hacen fila para esperar un bus de transporte público en la ciudad de Caracas (Venezuela). Los altos costos de mantenimiento, la disminución de importación de repuestos, una galopante inflación y la escasez de efectivo tienen al sistema de transporte de Venezuela en jaque, mientras la población padece los efectos de esta crisis con un pasaje inestable y largos tiempos de espera para trasladarse. EFE/MIGUEL GUTIÉRREZ

 

La crisis en Venezuela ha llegado a un punto de ruptura, con la economía y las finanzas del país desenmarañándose y el orden social tambaleándose. Los mercados globales de capital han brindado un salvavidas crítico para Venezuela, pero tal vez sea hora de reconsiderar la inversión en bonos venezolanos, escribe Nathan B. Sandler de la empresa ICE Canyon, citado por CNBC

Por Nathan B. Sandler para CNBC | Traducción libre del inglés por lapatilla.com

Venezuela ha llegado a su punto de ruptura. Durante el año pasado, el gobierno de Venezuela cruzó un punto de inflexión crítico, pasando de un experimento socialista respaldado por instituciones democráticas débiles (pero funcionales) a una dictadura que destruye sistemáticamente el orden económico, financiero, político y social del país.

El sufrimiento humano está golpeando a la sociedad en todos los niveles: hiperinflación, crimen violento, escasez generalizada, pobreza cada vez más profunda y cuotas de importación que sofocan la escasez de bienes críticos. El gobierno constitucional se está desviando a favor de nuevos poderes dictatoriales para la élite gobernante y, día a día, el gobierno de Maduro está desmantelando los últimos vestigios de principios e instituciones democráticas. Las elecciones locales del domingo son el último ejemplo de hasta qué punto el gobierno se ha alejado de la democracia. En un resultado sorprendente, el gobierno capturó 17 de las 23 gobernaciones. Los partidos de la oposición, que se esperaba ampliamente actuaran con fuerza, denunciaron los resultados como un “fraude electoral masivo”.

En este contexto sombrío, los mercados mundiales de capitales están brindando una línea de ayuda crítica de liquidez y apoyo financiero a un gobierno, el de Maduro, cada vez más totalitario y represivo.

Tres acuerdos de financiamiento recientes conectan los puntos entre los mercados de capital y el fortalecimiento del totalitarismo en Venezuela:

* En marzo, Venezuela recibió un préstamo de $ 300 millones del fondo de cobertura Fintech Advisory, respaldado por $ 1.300 millones en bonos venezolanos.
* En mayo, Goldman Sachs Asset Management fue aún más lejos, comprando bonos por valor facial de 2.800 millones de dólares directamente del Banco Central de Venezuela, justo cuando el gobierno estaba desmantelando instituciones democráticas, intensificando la represión contra la oposición política y desviando aún más recursos de las necesarias importaciones para el funcionamiento de la sociedad.
* China, Rusia y las principales compañías petroleras del sector privado brindan apoyo crítico al régimen a través de contratos de “petróleo por efectivo”. A través de estas y otras estrategias de liquidez ad hoc, Venezuela ha pagado exitosamente aproximadamente $ 6 mil millones en pagos del servicio de la deuda en 2017, pero aún enfrenta otros $ 2.9 mil millones en el cuarto trimestre y $ 7.5 mil millones en 2018.

Este compromiso con el servicio de la deuda a cualquier costo está usando los escasos recursos que de otro modo podrían usarse para financiar importaciones críticas o para estabilizar la espiral descendente en crecimiento, ingresos y seguridad.

Las estrictas restricciones a las importaciones esenciales también dan lugar a prósperos mercados negros, abriendo incluso canales más amplios para la posible corrupción y explotación. La corrupción y acuerdos en el mercado negro han desviado miles de millones de dólares de la riqueza nacional de Venezuela.

Las sanciones recientemente anunciadas por los Estados Unidos contra Venezuela y sus líderes son demasiado débiles para fomentar el cambio. Las sanciones sólo restringen el flujo de nuevas emisiones de deuda, mientras que otorgan amplias exenciones que permiten la negociación normal del stock de deuda subyacente.

Además, las sanciones no hacen nada para cerrar las fuentes alternativas de liquidez de Venezuela, es decir China y Rusia. Finalmente, las sanciones no hacen nada para desalentar a las empresas de participar en acuerdos de “petróleo por liquidez” que se utilizan para apoyar nuevas exploraciones y producción.

Los Principios de la ONU para la Inversión Responsable (PRI) piden la incorporación de los principios ambientales, sociales y de gobernanza (ESG) en la formación y la implementación de las decisiones de inversión. Al aplicar estos criterios de ESG a Venezuela, es inevitable que la tenencia de deuda emitida por el gobierno de Venezuela u otras entidades patrocinadas por el gobierno brinde un apoyo significativo a un régimen totalitario que está infligiendo sufrimiento humano a su población. Por esta razón, creemos que ser propietarios de bonos de Venezuela ya no es compatible con la inversión socialmente responsable.

Incluso llegaríamos a sugerir que Estados Unidos endurezca las sanciones existentes para prohibir toda negociación de bonos de Venezuela hasta que se restauren las instituciones democráticas y el gobierno priorice las necesidades urgentes de su población antes de pagar el servicio de la deuda a sus acreedores internacionales.

También creemos que Estados Unidos debería prohibir las importaciones de petróleo desde Venezuela, cerrando un salvavidas financiero crítico que mantiene a flote al régimen de Maduro.

Y los EE. UU. debería considerar ampliar la lista de sanciones para incluir compañías con contratos con el gobierno de Venezuela.

Venezuela es un país potencialmente rico pero su riqueza natural está siendo saqueada, dejando una crisis humanitaria a su paso. Esta es la trágica paradoja de Venezuela. Y, en este momento, creemos que poseer bonos venezolanos es moralmente incongruente con la inversión socialmente responsable.

Este artículo fue escrito por Nathan B. Sandler, cofundador y socio administrador de ICE Canyon, una firma de gestión de inversiones alternativa especializada en estrategias de crédito de mercados emergentes. Sandler ha estado invirtiendo en los mercados emergentes, incluido Venezuela, desde 1994. Ni Nathan B. Sandler ni ICE Canyon actualmente poseen inversiones en bonos venezolanos o relacionados con ellos. 




VPI/LaPatilla

Destacadas