La Causa Ramos, por Luis Velásquez Alvaray

Oct 27, 2017 12:50 pm
Publicado en: Opinión

Luis-Velasquez-Alvaray

En esta hora selvática que vive Venezuela se hace necesario el rescate de la discusión franca y sincera de todos los sectores sociales que confluyen en la necesidad darle un nuevo rumbo al país.

Es lógico que existan ´posiciones distintas y actuaciones que puedan criticarse, sin que eso signifique condenar al que piensa distinto. Estaríamos refrendando entonces lo que decimos combatir: la intolerancia, la idea única. Mi palabra es la ley.

Quiero referirme hoy a la lucha permanente que mantiene desde su humilde instancia política, el dirigente Alfredo Ramos, hoy detenido e incomunicado, como muchos que han sufrido cárcel y persecución por defender su país del bandidaje gobernante.

La injusticia en la detención de Ramos es una seguidilla que cuenta con un sinnúmero de dirigentes como el caso de Leopoldo López, numerosos alcaldes, las inhabilitaciones injustas y sin sustento alguno, como la de Capriles y el resto de” peligrosos” para el régimen, que de un día para otro se les suspenden sus derechos políticos y la libertad.

Alfredo Ramos es un Alcalde de gran capacidad política para conducir una ciudad asediada por el régimen, y allí ha destacado su especial preocupación por los abandonados de siempre, por los avances   sociales, vocación que demuestra en todas las trincheras donde le corresponda luchar. Como Diputado despuntó en esa tarea y concluyó un proyecto de gran raigambre popular, como fue la ley de alimentación, donde logró incluir la importante reivindicación que han tenido los trabajadores Venezolanos: el cestaticket.

Ramos es un revolucionario de verdad. Que conoce lo que es la lucha popular y un profesional que sabe que un proceso transformador no es adorar a los truhanes cubanos y las granujas coreanas del norte; que su significado hoy, entre otros, es que los grandes adelantos tecnológicos sean puestos al servicio de los sectores populares. Seguir en pie de lucha es su llamado y la injusta detención de la que hoy es víctima – al contrario de lo que pensaba el régimen-, lo ha fortalecido al calor del pueblo Larense y que su tesón y su coraje, serán el motor transformador del Estado Lara y el País.

La causa de Ramos es la misma de Andrés Velásquez, víctima del atraco electoral más grosero de los últimos tiempos. Son Gente humilde, nacida para la lucha y robles que vislumbran en la montaña del futuro, que algún día llegará a nuestro maltratado país.




VPI/LaPatilla

Destacadas