Mucha duda con la deuda: Reunión gubernamental con tenedores de bonos duró 30 minutos sin propuestas

Nov 13, 2017 5:39 pm
Publicado en: Destacados, Economía
El vicepresidente Tareck El Aissami lidera la comisión presidencial para la reestructuración y el refinanciamiento de la deuda externa de Venezuela y Pdvsa, y está conformada por el vicepresidente de Economía Wilmar Castro Soteldo, el ministro de Economía y Finanzas Simón Zerpa, el vicepresidente de planificación Ricardo Menéndez, el ministro de Petróleo Eulogio del Pino, el Procurador General de la República Reinaldo Muñoz y el presidente de Pdvsa, Nelson Martínez. / AVN
El vicepresidente Tareck El Aissami lidera la comisión presidencial para la reestructuración y el refinanciamiento de la deuda externa de Venezuela y Pdvsa, y está conformada por el vicepresidente de Economía Wilmar Castro Soteldo, el ministro de Economía y Finanzas Simón Zerpa, el vicepresidente de planificación Ricardo Menéndez, el ministro de Petróleo Eulogio del Pino, el Procurador General de la República Reinaldo Muñoz y el presidente de Pdvsa, Nelson Martínez. / AVN

La muy anticipada reunión de reestructuración de Venezuela con los tenedores de bonos concluyó después de aproximadamente 30 minutos con poca información para los inversionistas que hicieron el viaje a Caracas.


Patricia Laya, José Enrique Arrioja y Fabiola Zerpa / Bloomberg
Título y Traducción libre de LaPatilla

El vicepresidente Tareck El Aissami, el único funcionario del gobierno que habló, dedicó la mayor parte de sus declaraciones a protestar contra Donald Trump y los financieros globales, quienes según él han conspirado para evitar que el país pague sus deudas a tiempo. Él prometió que Venezuela continuará cumpliendo con sus obligaciones mientras trabaja para formar comités con tenedores de bonos para determinar los próximos pasos. No ofreció propuestas específicas para la reestructuración, de acuerdo con las personas que asistieron a la reunión, que no estaba abierta a los periodistas.

El evento, que se celebró frente al palacio presidencial en el Palacio Blanco, fue acompañado por mucha fanfarria, con una alfombra roja literal diseñada para los asistentes que pasaron por una guardia de honor en su camino hacia el edificio. Después de que las cuentas de Twitter del gobierno enviaron más de 100 invitaciones a la reunión la semana pasada, parecía que no se presentaron más de 100 personas, y ninguna de ellas pudo hacer preguntas públicamente. El ministro de Finanzas, Simón Zerpa, el ministro de Petróleo Eulogio del Pino, el presidente de PDVSA, Nelson Martínez, y el vicepresidente de planificación, Ricardo Menendez, estuvieron presentes.

El presidente Nicolás Maduro había convocado a los tenedores de bonos emitidos por el gobierno y la petrolera estatal Petróleos de Venezuela para iniciar una renegociación de más de $ 60 mil millones de deuda internacional. La escasez de efectivo de la nación está empeorando, con las reservas del banco central en un mínimo de 15 años y la producción de petróleo descendiendo a menos de 2 millones de barriles por día, el más bajo desde 1989.

Nunca estuvo claro qué podría lograr el país en términos de una reestructuración. Las sanciones de EEUU prohíben el tipo de canje de bonos que normalmente sería parte de un alivio de la deuda, y los inversores se muestran reacios a colaborar con un gobierno que se ha convertido en un paria internacional en medio de acusaciones de actividades antidemocráticas. Pero si bien Venezuela es la deuda soberana más riesgosa del mundo, también ha pagado retornos desmesurados para administradores de fondos en las últimas décadas bajo dos gobiernos socialistas sucesivos.

El gobierno y las compañías estatales han tenido dificultades para realizar los pagos de bonos a tiempo en los últimos meses, y actualmente deben más de medio billón de dólares en intereses vencidos. El Aissami culpó a un bloqueo financiero internacional por dificultar la obtención del dinero para los inversores, y citó las medidas adoptadas por Citibank para cerrar algunas de las cuentas del país.

El Tesoro había aconsejado a los inversores de los EEUU que actuaran con extrema precaución para evitar ser víctimas de las sanciones impuestas por la administración Trump.




VPI/LaPatilla

Destacadas