Abogados, fondos buitres, un misterioso millonario… tras la reestructuración de la deuda venezolana

Nov 20, 2017 3:00 pm
Publicado en: Destacados, Economía
El vicepresidente Tareck El Aissami lidera la comisión presidencial para la reestructuración y el refinanciamiento de la deuda externa de Venezuela y Pdvsa, y está conformada por el vicepresidente de Economía Wilmar Castro Soteldo, el ministro de Economía y Finanzas Simón Zerpa, el vicepresidente de planificación Ricardo Menéndez, el ministro de Petróleo Eulogio del Pino, el Procurador General de la República Reinaldo Muñoz y el presidente de Pdvsa, Nelson Martínez. / AVN
El vicepresidente Tareck El Aissami lidera la comisión presidencial para la reestructuración y el refinanciamiento de la deuda externa de Venezuela y Pdvsa, y está conformada por el vicepresidente de Economía Wilmar Castro Soteldo, el ministro de Economía y Finanzas Simón Zerpa, el vicepresidente de planificación Ricardo Menéndez, el ministro de Petróleo Eulogio del Pino, el Procurador General de la República Reinaldo Muñoz y el presidente de Pdvsa, Nelson Martínez. / AVN

 

Se trazan líneas de batalla en lo que promete ser la bancarrota gubernamental más compleja de la historia. Y en las sombras acecha un secreto millonario mexicano que podría emerger como una figura fundamental en la próxima pelea.

Por Robin Wigglesworth en Financial Times | Traducción libre del inglés por lapatilla.com

Los países angustiados generalmente nunca carecen de asesoramiento, con banqueros y abogados desesperados por los trabajos prestigiosos, a menudo bien remunerados, de trabajar en bancarrotas gubernamentales. Pero Venezuela es un caso habitual y complicado.

El presidente Nicolás Maduro admitió a principios de este mes que el país necesitaba reestructurar sus deudas externas, y luego de una reunión inicial poco auspiciosa con los acreedores, el gobierno comenzó a contratar asesores para que lo guíen a través de lo que promete ser una situación complicada.

Gente en la industria financiera dice que una persona está emergiendo como un jugador potencialmente crucial en la desordenada situación: un misterioso multimillonario mexicano, amante del arte, llamado David Martínez. Martínez maneja un fondo de cobertura llamado Fintech Advisory, y ha estado involucrado en casi todas las reestructuraciones de deuda soberana en el último cuarto de siglo, de acuerdo con un artículo aparecido en Expansión en 2013.

 

Vzla PreciosBonos

 

Personas familiarizadas con las actividades del señor Martínez dicen que el mexicano, que una vez presuntamente contempló ser sacerdote antes de incursionar en las altas finanzas, a menudo trabaja estrecha pero subrepticiamente con los gobiernos de los países afectados. Ahora dicen que se está involucrando en Venezuela, aunque en un papel poco claro.

“Está tratando de entrenar a unos muchachos en el negocios, mientras defiende sus propios intereses”, dice una persona familiarizada con el multimillonario.

El Sr. Martínez tenía estrechos vínculos con Néstor y Cristina Kirchner, los ex presidentes de Argentina durante la reestructuración de la deuda del país en 2005.

“Le gusta actuar como un asesor informal en estas situaciones”, dice otra persona familiarizada con las tácticas de Martínez. El Sr. Martínez no respondió a las solicitudes de comentarios.

Otro operador importante es Arnold & Porter, un distinguido bufete de abogados estadounidense, que asesora al gobierno. Mientras tanto, PDVSA, la petrolera estatal venezolana, está trabajando con Hogan Lovells, una firma angloamericana. Ambos tienen relaciones a largo plazo con sus clientes. Venezuela también designó a David Syed de Dentons, otra gran firma de abogados. A primera vista, parece un equipo capaz y experimentado. Pero la realidad es más compleja.

Venezuela, PDVSA y muchos funcionarios en el país, incluido el vicepresidente Tareck El Aissami, quien lidera las conversaciones sobre la deuda, han sido sancionados por la Oficina de Control de Activos Extranjeros (Ofac) del Departamento del Tesoro de Estados Unidos. Eso impide que los estadounidenses trabajen con ellos, lo que provocó que algunas firmas de abogados y bancos se nieguen a trabajar con el régimen.

 

Vzla Inflacion anual

 

Con ese telón de fondo, el Sr. Syed abandonó abruptamente su antigua firma Orrick y se mudó a Dentons el fin de semana pasado, después de que el primero se rehusó a tomar a Venezuela como cliente. Dentons, Arnold & Porter y Hogan Lovells se negaron a hacer comentarios, mientras que Orrick dijo: “David Syed ha renunciado como socio en nuestra firma por motivos relacionados con los intereses de los clientes”.

Según su biografía en el sitio web de Orrick, ahora eliminada, el señor Syed aparentemente nunca trabajó en una reestructuración de deuda soberana. De hecho, los abogados en el campo dicen que nunca habían escuchado su nombre hasta la semana pasada,

Pero parece que se ha ganado la confianza del gobierno venezolano y parece que se convertirá en una figura importante en las inminentes negociaciones de reestructuración, especialmente con dudas sobre si Arnold & Porter y Hogan Lovells obtendrán las exenciones de Ofac que necesitan para seguir trabajando con Venezuela. Como no estadounidense que trabaja desde Londres, Syed podría no necesitar uno, aunque el trabajo está plagado de riesgos legales y de reputación.

Cualquier reestructuración de la deuda venezolana va a ser una tarea hercúlea, dadas las sanciones de los Estados Unidos, la negativa del gobierno de buscar ayuda del Fondo Monetario Internacional y el desorden en la deuda de 150 mil millones emitida por diferentes entidades y con varias cláusulas legales. Eso complicará un enfoque de reestructuración integral y podría llevar a que los acreedores se fragmenten en diferentes grupos.

Y ya Venezuela, los fondos de cobertura involucrados en deuda en dificultades, llamados también “buitres”, están dando vueltas.

Greylock Capital, un fondo de cobertura estadounidense, está ayudando a organizar un grupo de tenedores de bonos y los acreedores han mantenido conversaciones con el Instituto de Finanzas Internacionales, con sede en Washington, que desempeñó un papel importante en la coordinación de los acreedores griegos en su reestructuración de 200.000 millones de euros.

Se dice que esta agrupación mantuvo conversaciones con William Rhodes, un banquero jubilado que disfrutó de una carrera de cinco décadas en Citigroup y estuvo involucrado en la crisis de la deuda soberana de América Latina y Asia en los años ochenta y noventa. Los inversores dicen que Richard Cooper de Cleary Gottlieb y Mark Walker de Millstein están en el mercado para asesorar a los acreedores.

Pero se está formando un grupo rival en Londres, bajo los auspicios de Macrosynergy Partners, un fondo de cobertura centrado en mercados emergentes creado por tres ex administradores de fondos de BlueCrest, según personas familiarizadas con el asunto. Las personas cercanas a las conversaciones sobre la deuda naciente dicen que se podrían formar más grupos.

“Todos estamos tratando de descubrir qué está pasando”, dice Hans Humes, director de Greylock. “Pero hemos comenzado a organizar tenedores de bonos. Tenemos que hablar con una sola voz sobre esto “.




VPI/LaPatilla

Destacadas