Editorial Daily Express (Trinidad & Tobago): Venezuela, una prioridad para 2018

Dic 29, 2017 2:40 pm
Publicado en: Opinión

thumbnailDailyExpress

El desastre que se desarrolla en la vecina Venezuela está entrando en una fase nueva y aún más problemática a medida que la soga económica aprieta a su gente, mientras que el gobierno del presidente Nicolás Maduro continúa perdiendo el apoyo de los gobiernos que alguna vez le fueron amistosos.

Por equipo editorial Daily Express | Traducción libre del inglés por lapatilla.com

Tan solo en la última semana, Venezuela ha estado involucrada en retalaciones diplomáticas con Canadá y el vecino Brasil después de que ambos países criticaron la decisión del gobierno de Maduro de impedir que los partidos de oposición compitan en las elecciones del próximo año. No se sabe exactamente cómo Maduro intenta aguantar la próxima fase de la tormenta. Ni siquiera la privación extrema que sufre su pueblo parece capaz de alejarlo de la persecución rígida de la confrontación y el sometimiento de la oposición política en su búsqueda por permanecer en el poder.

Al igual que todos los líderes autoritarios, se ha convencido a sí mismo de que solo él sabe lo que es mejor para Venezuela y su gente, y que las opiniones contrarias constituyen traición y amenazas para el estado.

Inevitablemente, a medida que el eje de sus relaciones diplomáticas se aleja de los aliados hemisféricos, las referencias a Rusia y China han ido surgiendo cada vez más como simpatizantes e inversores identificables en la Venezuela de Maduro.

Trinidad y Tobago no puede permitirse ser ingenuo sobre las implicaciones geopolíticas de las alianzas cambiantes de Venezuela. Más que nunca, T & T necesita una claridad de política exterior basada en información precisa sobre los acontecimientos en Caracas, una comprensión de la política global y un pensamiento lúcido sobre las ramificaciones de ambos para este país. No podemos darnos el lujo de confundirnos con una inteligencia deficiente y una comprensión limitada.

A pesar de todos sus problemas, Venezuela es de importancia mundial, dada su distinción de tener las mayores reservas probadas de petróleo en el mundo. El hecho de que la petrolera estatal Petróleos de Venezuela, Pdvsa, se encuentre al borde del colapso con una producción en constante declive, y ahora en una fracción de los niveles de producción anteriores, hace poca diferencia. A pesar de sus profundos problemas, Venezuela sigue siendo una potencia energética que es atractiva para los intermediarios de energía del mundo.

A medida que este gigante en nuestro sur continúa desentrañándose, Trinidad y Tobago tiene el dudoso privilegio de ocupar un asiento en la primera fila de la miseria que se le está imponiendo a su gente. No tenemos que seguir las noticias internacionales para saber qué está sucediendo justo al sur de nuestra frontera. Los venezolanos que llegan aquí en tropel, buscando refugio entre nosotros, están trayendo sus historias de dolor y opresión política. Muchos han sido expulsados de sus hogares por la absoluta imposibilidad de ganarse la vida en un país donde el tipo de cambio ha bajado tanto que no tiene sentido.

Con el Fondo Monetario Internacional proyectando que la tasa de inflación de Venezuela aumentará más de 2.300 por ciento en 2018, según los informes, un punto histórico para el seguimiento de la inflación por parte del FMI, el impacto humanitario solo puede empeorar.

Trinidad y Tobago no debe caminar sonámbulo ante desbordamiento de la crisis venezolana. Necesitamos enfocarnos, prepararnos y estar listos para las próximas oleadas de refugiados y para la resaca geopolítica en la que este país pueda ser arrastrado.




VPI/LaPatilla

Destacadas