Comisión de Política Exterior de AN declaró fin de integración con Colombia y Brasil

Feb 10, 2018 3:53 pm
Publicado en: Destacados, Nacionales
Luis Florido, lawmaker of the Venezuelan coalition of opposition parties (MUD) attends a news conference in Caracas, Venezuela November 29, 2017. REUTERS/Marco Bello
Luis Florido, lawmaker of the Venezuelan coalition of opposition parties (MUD) attends a news conference in Caracas, Venezuela November 29, 2017. REUTERS/Marco Bello

 

La Comisión de Política Exterior del Parlamento declaró este viernes que la integración con Colombia y Brasil finalizó tras las medidas adoptadas esta semana por estos países para hacer frente a la oleada migratoria producto de la crisis y en defensa de sus ciudadanos.

EFE

“Con las medidas adoptadas, se declara de hecho ‘el fin de la integración colombo-venezolana y brasilera-Venezolana’ que había generado un juego ganar-ganar desde la década de los años noventa”, defendió el presidente de esta comisión, Luis Florido, según un comunicado facilitado por el Parlamento.

Florido defendió que estos dos países ven ahora en Venezuela un problema y que esto genera una tensión entre Integración y Defensa del Interés Común a través de la Soberanía, donde ambos endurecen sus medidas migratorias para defender su interés nacional.

Para el diputado por el partido Voluntad Popular estas decisiones dejan su problema del lado de la frontera a quien lo ha generado, el régimen del presidente Nicolás Maduro.

Sin embargo, apuntó que tanto Brasil como Colombia son conscientes más que cualquier otro país de la crisis humanitaria por la que pasa Venezuela y que aunque tratan de colaborar, reconoció que criminales (…) han abusado de estos beneficios razón por la que, agregó, desde Brasil y Colombia les obliga, por razón de Estado, a tomar estas determinaciones.

“Las medidas dictadas por Colombia y Brasil, más que ser favorables a Venezuela y los venezolanos, son una acción en defensa de sus connacionales y sus recursos a nivel doméstico”, finalizó el comunicado.

El presidente de Colombia, Juan Manuel Santos, anunció el jueves durante una visita a la localidad de Cúcuta, principal punto fronterizo del país con Venezuela, que entre las nuevas medidas migratorias en esta zona estará la obligación de sellar el pasaporte.

Además se dejarán de expedir más Tarjetas de Movilidad Fronteriza, usadas por los ciudadanos de regiones de frontera para cruzar los límites nacionales así como la creación de un grupo especial que tendrá responsabilidades como “garantizar respeto del espacio público”.

Anunció también que construirán con el apoyo de la ONU un Centro de Atención al Migrante, que en un principio tendrá capacidad para 2.000 personas de paso, así como la creación del Grupo Especial Migratorio (GEM) para reforzar el control y la seguridad en la frontera.

Se calcula que cada día 37 mil venezolanos entran a Colombia, muchos de los cuales llegan en busca de comida y medicamentos, mientras que 550 mil se han instalado definitivamente en el país andino.

El mismo día en Brasil, durante una visita al estado Roraima, a donde han llegado en los últimos meses cerca de 32 mil venezolanos, el ministro de Defensa de este país, Raul Jungmann, aseguró que el Gobierno evalúa una ampliación de la actuación del Ejército en la frontera.

Jugmann expresó su preocupación y apuntó que la situación de los venezolanos en este estado, uno de los más pobres del país, se ha convertido en un problema nacional que Brasil necesita resolver.

A continuación el comunicado íntegro:

El Presidente de la Comisión Permanente de Política Exterior, Soberanía e Integración, Luís Florido ante las medidas adoptadas por Colombia y Brasil a la Emigración Venezolana.

El Presidente de la Comisión Permanente de Política Exterior, Soberanía e Integración de la Asamblea Nacional, Dip. Luis Florido, desea dirigirse a la Opinión Pública nacional e internacional respecto a las recientes medidas adoptadas por los Gobiernos de la República de Colombia y de la República Federativa del Brasil motivado a las fuertes oleadas de desplazados venezolanos, quienes huyen de nuestro territorio gracias a la profunda crisis económica, social y política que padece nuestro país y que hace que cada venezolano trate de encontrar la paz, el bienestar y el progreso que no halla en nuestra tierra, en otras latitudes. Frente a ello declara:

1.- Que la Rueda de Prensa del Presidente de la República de Colombia, Juan Manuel Santos junto con su gabinete en pleno, así como el comunicado del gobierno de la República Federativa del Brasil, dejan ver la gravedad de la situación de la movilidad gigantesca de venezolanos en las respectivas fronteras, frente a lo cual se ven en la necesidad de abocarse al problema personalmente, lo cual plantea ya una “Crisis Humanitaria en progreso y profundización” donde hay un traslado del costo social, económico y hasta político (ante la inminencia de unas elecciones en ambos países vecinos) del caos venezolano.

2.- Que con las medidas adoptadas, se declara de hecho “el fin de la integración colombo-venezolana y Brasilera-Venezolana” que había generado un juego ganar-ganar desde la década de los años noventa con la firma de las Actas de San Pedro Alejandrino y de la Declaración de Ureña, que “Desgolfizaron la Relación Bilateral” y con ello, hicieron que la Balanza Comercial y la Balanza Social fuera tan positiva que tanto Colombia como Venezuela fueran otros a los puntales de la Comunidad Andina de Naciones (CAN) en el caso neogranadino, mientras que con Brasil, nuestras vinculaciones se hicieron tan fuertes que juntos impulsaron la integración en el marco de MERCOSUR y UNASUR más allá de la mutua identidad ideológica, cosa que se fracturó tan pronto comenzó el incumplimiento por parte del gobierno de Nicolás Maduro a los compromisos establecidos en Tratados como el de Asunción y Ushuaia entre otros.

3.- Que la Integración es un proceso de Cooperación creciente en el marco de un “Efecto cascada o derrame”, donde gracias a un juego ganar-ganar, se avanza en un proyecto de desarrollo común que inicia en el tema Económico-Comercial para producir un mercado ampliado, y poco a poco nos lleva a un proceso de libre tránsito de personas, bienes, capitales y propiedad intelectual.

Con estas medidas por Colombia y Brasil, en Venezuela damos un “Salto atrás”, porque ya  NO HAY PROYECTO COMÚN. Colombia y Brasil ahora ven al vecino venezolano como un problema y se genera una tensión entre Integración y Defensa del Interés Común a través de la Soberanía, donde ambos endurecen sus medidas migratorias para defender su interés nacional y le deja su problema del lado de la frontera a quien lo ha generado… El régimen de Nicolás Maduro Moros.

4.- Medidas como la anulación de la tarjeta de Movilidad Migratoria es una muestra de esto que hemos dicho arriba, es la aplicación de medidas soberanas para recrudecer el control y el orden de la Emigración venezolana, porque si bien Colombia, así como Brasil son conscientes más que cualquier otro de la Crisis Humanitaria que se viven en Venezuela, y tratan de colaborar, no es menos cierto que también esto es aprovechado por criminales, coyotes, redes y hasta de migrantes que lejos que legalizarse, han abusado de estos beneficios, con lo cual les obliga, por razón de Estado, a tomar estas determinaciones.

Ambos vecinos buscan endurecer y formalizar los procesos migratorios, por cuanto es una avalancha de venezolanos que podrían movilizarse a corto plazo en condición de “Desplazados o hasta refugiados”   sobre todo luego de las elecciones pautadas al 22 de abril de 2018, ya que cada día que pasa los venezolanos ven menos garantizados su derecho a la vida y el resto de los Derechos Humanos. En el caso del gobierno de Colombia, el Presidente Santos habló de la generación de una “Policía Fronteriza” con competencias similares a las de Homeland Security en los Estados Unidos para resguardarse de amenazas.

5.- Frente a la gravedad de estos hechos, debemos ser claros frente a la Opinión Pública nacional e internacional. La responsabilidad debe colocarse del lado correcto. Tanto el gobierno de Colombia como el de Brasil se colocan del lado de sus nacionales más alla de los esfuerzos que llevan a cabo para la restitución de la Democracia y el Estado de Derecho en Venezuela desde 2016. “El problema en Venezuela y de los venezolanos es NICOLAS MADURO y su régimen que ha hecho de nuestro país a la vez un Estado Fallido y un Gobierno Forajido”.

Con las medidas adoptadas, el Gobierno Colombiano y el de la República Federativa del Brasil envían el problema a su origen, es decir que permanezca en Venezuela para aumentar la presión política en Venezuela para procurar un quiebre, más allá de una fisura que permita una transición política en nuestro país, ya que la paz y el bienestar de Venezuela se traduce en el mismo sentido para nuestros vecinos, y en Paz, Bienestar, Progreso e Integración para todos.

Venezuela ya no se está convirtiendo en un problema de Seguridad Regional y un problema humanitario… YA LO ES, por lo que es inminente la organización del pueblo venezolano, más que para huir en desbandada, para organizarse y luchar por un cambio en Venezuela, solo así podemos impedir que hayan más desplazados, y así le podamos garantizar a las próximas generaciones una patria donde haya oportunidades para todos y donde todos los Derechos sean para todas las personas.

La sociedad Internacional nos dice “que enfrentemos nuestros problemas sin evasión, con su apoyo, pero que las soluciones están en nuestras manos, UNIDOS COMO UNO frente a este Estado Fallido dominado por un Gobierno Forajido que solo busca perpetuarse en el poder a costa de todo, y de todos”… Estas medidas dictadas por Colombia y Brasil, más que ser favorables a Venezuela y los venezolanos, son una acción en defensa de sus connacionales y sus recursos a nivel doméstico. Por nuestra parte, seguiremos en nuestros esfuerzos por estar al lado de los venezolanos que son nuestro interés más preciado, abogando por medidas que garanticen su bienestar, estén donde estén, pero luchando al mismo tiempo por generar un cambio que haga que esta “Tierra de Gracia” vuelva a ser una nación de Oportunidades y de Progreso para todos y que nunca más un compatriota tenga que verse forzado a abandonar sus querencias, sino que juntos construyamos ¡la Venezuela que Queremos!




VPI/LaPatilla

Destacadas