María Auxiliadora Dubuc: Procesiones o vacaciones…

Feb 10, 2018 8:28 am
Publicado en: Opinión

thumbnailMariaAuxiliadoraDubuc

CARNAVALES 2018 EN VENEZUELA

 

 

El Carnaval en Venezuela se celebra desde la época de la Colonia, pero no fue sino en el siglo XIX en tiempos de Guzmán Blanco, que estas celebraciones tomaron forma. Tradicionalmente en los pueblos de Venezuela, la gente en carnavales jugaba lanzando agua, huevos y azulillo a las muchachas, transeúntes y vecinos, en una algarabía delirante acompañada de cierta gracia, que  revelaba el humor criollo de aquellas épocas. En 1.873 Blanco, por decreto resolvió acabar con esos juegos, y aprobó realizar fiestas más delicadas para el disfrute de todos, con carrozas y disfraces. Recordamos entonces el “aquí es, tírame caramelos”, a decir verdad, el divertimento era enorme en las calles de Caracas.


También existen muchísimos lugares en Venezuela donde se celebraban los carnavales, Carúpano, es un ejemplo, los de El Callao fueron decretados Patrimonio Inmaterial de la Humanidad por la UNESCO. Mérida siempre era una buena opción, porque el Carnaval se une a la Feria del Sol, que viene siendo la fiesta turística más importante del estado, donde se celebraban corridas de toros, conciertos y eventos.

Igualmente recuerdo con nostalgia, cuando nos íbamos a la playa porque de veras que Venezuela es un país paradisiaco, ir a visitar nuestras hermosas playas siempre era una opción, la Isla de Margarita, un destino espectacular, Playa el Agua, Playa Parguito, Playa Caribe en Juan Griego, el Yaqué y Punta Arenas, lugares realmente de impresionante belleza, aguas cristalinas y arenas blancas, para el disfrute de todos.

Sin embargo, pese a que los venezolanos nos encanta un bochinche, de pronto echamos el cable a tierra y contemplamos nuestros bolsillos y nada…, despertamos!, y es que resulta hoy día prácticamente imposible salir a descansar y disfrutar de estos lugares hermosos de nuestra propia tierra como hacíamos otrora, dado el alto índice inflacionario, la llamada hiperinflación, y la dolarización espontanea de los servicios, hoteles, posadas, comida y atención en general, por lo que tristemente nos esperan entonces unos carnavales bien variopintos, por llamarlo de algún modo. Algunos nos quedaremos en casa, otros aprovecharan de salir en procesión, porque, aunque no es Semana Santa, igualito es menester recorrer y hacer cola en supermercados, mercados a cielo abierto entre otros, en la búsqueda de vital alimento para subsistir.


La realidad es que sin duda el 2018, será el peor año en lo que a la alimentación en Venezuela se refiere, a juzgar por cómo vamos, vemos como lamentablemente no hay producción, ni estimulo de ningún tipo al agricultor, el campo está literalmente en el abandono, con el consecuente resultado: neveras y platos vacios en los hogares venezolanos. El alto costo de los productos de la cesta básica, los hace inalcanzables, así  hoy un cartón de huevos esta en el orden de los 50 mil bolívares, y un kilo de queso esta sobrepasando los 200 todo lo cual resulta insólito, de modo que se han convertido en productos inaccesibles.

No se puede tapar el sol con un dedo, no se trata aquí de la guerra económica, se trata de la falta de atención a lo primordial y de un mal manejo de la producción nacional, el culpable y responsable de la debacle, sin duda es el gobierno, porque es el Estado quien tiene el monopolio para la importación de alimentos, de tal modo que los controles por su parte afectan la capacidad de producción indudablemente.

Aquí todo escasea, todo aumenta, todo, menos de  los golpeados sueldos y salarios, de los venezolanos. La salida del Gobierno, como ya he apuntado en anteriores entregas, es ajustarlos o dar beneficios temporales a los trabajadores que le apoyen y en consecuencia tengan el carnet de la patria, de tal manera que tampoco son beneficios para todos los venezolanos, sino solo para una parcialidad.


Por esta razón y reconociendo la grave situación por la que atraviesa el país, este martes pasado Nicolás en cadena nacional,  anunció que entregará un Bono de Carnavales de Bs. 700 mil a todos los que tengan el Carnet de la Patria, según él, es un nuevo subsidio para 8 millones de personas.  De este modo, aprobó recursos para la entrega de estos  bonos a los beneficiados, a partir del lunes 5 de febrero. Esta bonificación representa un gasto de un total de 5,6 billones de bolívares, según informo. Digamos que mas pañitos calientes y escurriendo la arruga, así nos quedamos perplejos cuando nos anuncian  medidas que sabemos todos no resolverán la situación.

Frente a un panorama nada alentador, continuamos los venezolanos, con un CNE anunciando elecciones en abril, una nueva fiesta electoral presidencial, con los mismos rectores parcializados, un TSJ que se pronuncia a la medida del Gobierno,  por lo que no coadyuva y no  allana para nada en el camino hacia una solución a la crisis que sufrimos, y como colorario, una ANC plenipotenciaria, que al margen de la norma lo decide todo evidenciando su total dependencia al oficialismo, ANC dicho sea de paso que ha anulado de facto a la AN electa por la mayoría de los venezolanos, arrebatándole todas sus competencias y atribuciones.

En la práctica ya en Venezuela no existe Estado. En la práctica se abandonó y este es un país que marcha a la deriva. Quien debió ser jefe del mismo ha abandonado el cargo para llamar a sus armados seguidores a desconocer incluso decisiones del pueblo, que cuando les favorece con sus votos tiene la razón, pero  cuando el pueblo los vota en contra, existe una conspiración, una guerra económica, mediática o cualquier sabotaje, que impidió al pueblo razonar con claridad, votar libremente, o reelegirlos. Un pueblo que a estas alturas clama por salida constitucional a esta ya humanitaria crisis.

Así las cosas, solo nuestro pueblo, ejerciendo su soberanía de viva voz y de cuerpo presente, podrán recobrar para sí su derecho de vivir en paz en un sistema democrático, perfectible y dinámico; que pueda rescatar los equilibrios perdidos y recomenzar la reconstrucción institucional, para instaurar nuevamente la democracia, definitivamente ya perdida en Venezuela. Así las cosas, lo normal sería que cada quien asuma su responsabilidad para actuar debidamente, porque el país es de todos, tarea que apremia, pues mañana podría ser demasiado tarde para actuar con la razón, porque el hambre no razona.

La situación realmente es muy dura, como se evidencia de todo cuanto ocurre en nuestra Venezuela. Ya desde hace demasiado tiempo,  esta camarilla que nos desgobierna, nos arrebato la felicidad, por lo que no estamos para celebraciones ni festejos, pero como dice el dicho, no hay mal que dure cien años ni cuerpo que lo resista, hacemos votos para poder volver a tener vacaciones y dejar de lado las procesiones infinitas,  esperamos en Dios salir pronto de esta pesadilla para entonces disfrutar de nuevo de unos carnavales como lo de antes, llenos de la alegría y del bochinche que nos caracteriza a los venezolanos!

MARIA AUXILIADORA DUBUC P.

@mauxi1

 




Mundial Rusia 2018

VPI/LaPatilla

Destacadas