Cuando huir de Venezuela es cuestión de vida o muerte

Mar 13, 2018 3:25 pm
Publicado en: Actualidad, Nacionales
Los tratamientos para pacientes renales se han dificultado en las últimas semanas por falta de equipos. (Foto: José Nava)
Los tratamientos para pacientes renales se han dificultado en las últimas semanas por falta de equipos. (Foto: José Nava)acientes

 

 

Por casi dos décadas, los ojos de muchos movimientos sociales estuvieron en Venezuela esperanzados por las políticas que parecían dar respuesta a muchas necesidades desatendidas de las poblaciones más vulnerables e históricamente discriminada en América Latina, reseña El País.

Sin embargo, no todo fue perfecto, grandes sectores permanecieron sin protección, como los gays, lesbianas, bisexuales, trans e intersex, cuyos derechos nunca fueron reconocidos a pesar del avance del resto de la región. Pero la percepción dentro y fuera de Venezuela era que el país progresaba.

Víctor Molina describe que fue diagnosticado con VIH desde 2009 y desde ese entonces contó con la distribución de medicamentos. “Mes a mes recibí la medicación específica, salvo pequeños retrasos, y pude acceder a los estudios necesarios más o menos con la frecuencia sugerida por la Organización Mundial de la Salud (OMS)”.

Sin embargo, en los últimos años esos avances desaparecieron, al igual que los medicamentos y artículos esenciales para las personas con diabetes, como la insulina, hasta quimioterapias. En los laboratorios ya casi no quedan reactivos para un análisis rutinario y en los centros de atención primaria crece la maleza. En los hospitales, infectados de aguas negras y regueros de sangre, nunca hay camas disponibles.

“Quien tiene hambre aún puede hurgar entre los restos de una familia menos desafortunada que la suya, pero quienes tenemos condiciones de salud crónicas no podemos conseguir en la basura los medicamentos que necesitamos. Tampoco podemos protestar. No nos ha quedado otra que huir en tal cantidad que representamos una de las pruebas más fehacientes de lo que pudo ser Venezuela pero no fue”, continúa.

Para leer la nota completa haga clic AQUÍ

 




VPI/LaPatilla

Destacadas