Al parecer, Pekín no responde a las llamadas de Caracas

Mar 22, 2018 9:52 am
Publicado en: Destacados, Economía
Foto: Archivo
Foto: Archivo

 

Analistas esperan que la crisis de la deuda de Venezuela empeore este año, y el gobierno podría no tener a su lado a uno de sus benefactores más importantes, elevando las probabilidades de otros impagos.

Por Nick Cunningham en Oilprice.com | Traducción libre del inglés por lapatilla.com

China ha prestado alrededor de $ 50 mil millones a Venezuela a lo largo de los años, préstamos que han estado siendo reembolsados con envíos de petróleo. China necesitaba petróleo y Venezuela necesitaba efectivo, y la relación funcionó por un período de tiempo. Pero a medida que la situación económica de Venezuela empeoraba, China retrocedió lentamente. O, para ser más exactos, China le permitió a Venezuela condiciones de pago más flexibles y, al mismo tiempo, cerró lentamente la puerta a nuevos préstamos.

Según un nuevo informe de Reuters , con un acuerdo que expira este año, China probablemente extenderá un acuerdo de financiamiento que ya ha sido implementado y que extiende los pagos de la deuda de Venezuela. Con poco o nada de dinero en efectivo, China le permite a Venezuela pagar solo intereses sobre su deuda.

Sin embargo, mientras ese arreglo continuará, Reuters informa que China probablemente cortará a Venezuela los nuevos préstamos. “Dada la caída de la producción de petróleo en Venezuela, es natural que los bancos chinos no renueven sus créditos“, dijo a Reuters una fuente de la industria petrolera china.

Gran parte del petróleo producido por Venezuela todavía está destinado a esas obligaciones, lo que significa que Caracas no está recibiendo ningún ingreso de esas exportaciones. Reuters dice que Venezuela todavía le debe a China $ 19,3 mil millones, la mitad de los cuales se originó de un acuerdo en 2010. El problema para Venezuela es que el principal de esos préstamos no está disminuyendo, ya que solo se está realizando los pagos de intereses.

Las probabilidades de que Venezuela realice los reembolsos se están reduciendo. El gobierno venezolano tiene menos de $ 10 mil millones en reservas de efectivo, con pagos de deuda que vencen este año que exceden ese nivel. Además, la producción de petróleo de Venezuela está en caída libre, y debido a que China se lleva una gran porción de ese producto, la disminución de la producción significa una fuente de ingresos cada vez más reducida. Es improbable que China sea reembolsada, pero seguirá consumiendo todo el petróleo que pueda, mientras pueda.

Venezuela envía alrededor de 500.000 a 600.000 bpd a China y Rusia como pago de préstamos anteriores, de acuerdo con The Atlantic Council . Otros 400.000 a 450.000 bpd se venden a nivel nacional a precios bajísimos con pérdidas para PDVSA. Eso deja solo alrededor de 850.000 bpd de los que Venezuela puede obtener ingresos, una cifra que podría continuar cayendo este año.

 

Vzla Produccion petrolera y taladros 2012_2018

 

Reuters también informa que China se negó a renovar un acuerdo de financiamiento con la petrolera estatal venezolana PDVSA, que se traduciría en una inversión petrolera. Al parecer, Pekín no responde a las llamadas de Caracas.

En una declaración reveladora, una fuente le dijo a Reuters que las autoridades chinas están empezando a catalogar al presidente venezolano, Nicolás Maduro, en la misma categoría que Robert Mugabe, quien dirigió Zimbabue durante cuatro décadas, pero finalmente se vio obligado a abandonar el poder.

En otras palabras, China ve a Maduro como un dictador mezquino, con un gobierno que parece cada vez más tambaleante. El apoyo de China es transaccional y el gobierno chino no se molestaría en apuntalar a Maduro si su control sobre el país comenzaba a decaer. “China considera a Venezuela como otro Zimbabue: un pobre rendimiento de su inversión“, dijo a Reuters una fuente en Pekín.

Con pocos aliados restantes, la última fuente de apoyo de Venezuela es Rusia. Time informó esta semana que Rusia ayudó activamente a Venezuela a establecer la nueva criptomoneda del país, el “petro”. Se lanzó la criptomoneda para hacer frente a la hiperinflación, lo que ha hecho que la moneda oficial de Venezuela, el bolívar, en gran medida no tenga valor. Maduro ha afirmado que el petro ayudará a recaudar miles de millones de dólares en nuevos ingresos, pero esas afirmaciones se han presentado sin pruebas y la mayoría de los analistas no las toman en serio.

En cualquier caso, la administración de Trump acaba de anunciar sanciones al petro, lo que impide que los ciudadanos estadounidenses participen en cualquier transacción con la criptomoneda. No está claro qué efecto práctico podría tener, aunque podría socavar cualquier interés en ese país que haya en el petro.

No está claro si Rusia acudirá en ayuda de Maduro. El gobierno venezolano le debe alrededor de $ 3 mil millones a Rusia, y PDVSA le debe $ 5 mil millones adicionales a la rusa Rosneft, según The Atlantic Council. Eso tuvo un alto precio: el gobierno de Maduro ha estado tratando de entregar activos petroleros en el país a cambio de la asistencia. Rosneft adquirió una participación accionaria del 49 por ciento en Citgo, filial de PDVSA, y está buscando hacerse de las reservas de petróleo del país. Esta es otra fuente de gran descontento entre el pueblo venezolano y la Asamblea Nacional controlada por la oposición, que acusan a Maduro de vender ilegalmente los activos petroleros de la nación.

No es si China y Rusia se han estado beneficiando enormemente de la crisis de Venezuela; ahora es posible que no les devuelvan el total de sus préstamos. Venezuela es un riesgo importante para ellos. Pero con el país en crisis y Venezuela aplastada por una montaña de deudas, China y Rusia esperan reclamar las piezas destrozadas que aún quedan.




VPI/LaPatilla

Destacadas