Pedro Vicente Castro Guillen: El diferendo por las alternativas

Abr 16, 2018 7:33 am
Publicado en: Opinión
Pedro Vicente Castro Guillen @pedrovcastrog
Pedro Vicente Castro Guillen @pedrovcastrog

Es necesario evaluar si para la adjudicación del 20 de mayo existen una alternativa opositora que participa y una que ha dejado un vacío, que se abstiene en virtud de una irresponsable antipolítica. Dilucidar este asunto es crucial, porque en estos momentos de la crisis global que nos esta destruyendo lo que está en juego es la existencia civilizada de todos los venezolanos.

Los que participan en esta adjudicación plantean como argumento que ellos son la alternativa frente a la oposición que ha decidido antipoliticamente no participar en las elecciones agarrados del argumento de que la Comunidad Internacional Democrática vendrá a salvarnos. Olvidando el hecho de que importantes partidos de la oposición como la MUD que es su emblema unitario ha sido inhabilitado, Primero Justicia, así como importantes líderes oposición han sido también sacados del juego, como Capriles, otros presos como Leopoldo López, otros perseguidos inmisericordemente y lanzados al exilio, también se evade el hecho de que las elecciones fueron convocadas por un organismo ilegitimo y en violación a lo pautado en la Constitución y todo el ordenamiento jurídico electoral.

Los sectores agrupados en el Frente Amplio y los Partidos Políticos, no pueden participar en unas seudo-elecciones en donde el régimen ha escogido recortando con bisturí el candidato o los candidatos con que está dispuesto a medirse. No puede ignorar la ilegalidad y la ilegitimidad de todo el evento desde su convocante hasta todo el cumulo de circunstancias plagadas de ventajismo y opacidades, violación de los derechos y garantías de los ciudadanos en su derecho a votar y consecuentemente a su derecho a elegir. Por supuesto, los que participan también convenientemente pasan por alto que la Comunidad Internacional Democrática, condena de manera contundente estas cuasi elecciones del 20M por considerarlas violatorias de las reglas políticas democráticas y del ordenamiento jurídico que las fundamenta, además, porque fue una ruptura unilateral del oficialismo de las negociaciones de República Dominicana, las considera un acto que coloca a Nicolás Maduro fuera del cauce democrático, una acción que agrava las permanente violaciones del régimen de los DD.HH., políticos y ciudadanos de todos los venezolanos.

Por todo lo anterior los que decidieron hacerle el juego al castro-chavismo-madurismo en la entronización de Nicolás no están en el campo opositor, en virtud, de que su intención de legitimar la tiranía, los coloca del lado del gran polo patriótico y en todo el entramado de engaños y triquiñuelas con los que el oficialismo quiere forzar una elección que no es tal.

Y esto es así porque los que participan no tienen ninguna posibilidad de ganar en esta farsa del 20M. Nuestro argumento fundamental no están del lado de negar las encuestas que ponen a Falcón por encima de Maduro, ni siquiera, de creer que es imposible que se pueda dar una avalancha de votos en su contra por el inmenso rechazo que concita. Incluso podemos aceptar que se puede derrotar la operación salami que consiste en todas las trampas, ventajismos y triquiñuelas que rodean al acto electoral puestas en juego a favor del oficialismo; lo que no se puede derrotar es el hecho de que el sistema mismo que cuenta los votos ha perdido su neutralidad instrumental –como lo denunció Smartmatic en la oportunidad de las más recientes elecciones de gobernadores-, con lo que de ahí saldrá serán los momios que el chavismo-madurismo tenga calculado de antemano.

Los que participan, nos pueden objetar con todo derecho, que estamos adivinando y descalificando en una actitud pro domo sua de una posición política que está en contra de participar en esta asignación. Pues, no es así, me justifico. El madurismo no puede ser derrotado porque ellos decidieron no perder ninguna elección, por eso esterilizaron el sistema electoral, lo poco que todavía quedaba para garantizar su triunfo. Estos son los mismos que:

Implementaron el quino en las elecciones para la Asamblea Constituyente del 99, para garantizar un triunfo aplastante y poder operar sin ningún freno, manifestando desde el principio su incapacidad para aceptar cualquier posibilidad de compartir el poder. Los que han hundido el país en la más absoluta miseria causando una tragedia humanitaria de incalculables proporciones porque dejaron al país sin alimentos y medicinas, acabaron con toda la infraestructura de servicios de salud, eléctrica, agua, y todo lo que se nos ocurra mencionar. Acabaron con PDVSA. Ustedes creen que personajes de esta calaña se les va aguar el ojo para birlarle un imaginado triunfo a un candidato que ellos mismo han escogido, en la seguridad de que no va a cantar fraude, ni va a hacer ningún escándalo cuando se le asigne el triunfo a Maduro. Hasta sus argumentos están escritos por anticipado: se perdió por culpa de la abstención, de la MUD, del FA y un largo etcétera.

Alguien puede realmente creer, siquiera imaginar, que estos que han mostrado ampliamente su falta absoluta de escrúpulos, se van a despojar graciosamente del poder para entregárselo a otro opositor, cuando tuvieron la oportunidad de negociar ellos mismos con las garantías de Obama, el Papa, y hasta del malvado Trump y no aceptaron porque no se sienten seguros sino con el poder en sus manos.

Pero Falcón puede presentar una verdadera opción, una alternativa real, si se sale del juego madurista, donde hasta ahora el régimen no ha cumplido con las solicitudes que les han realizado respecto a las condiciones electorales. Este sería un acto que lo relegitimaría como un verdadero opositor y le abriría una larga vida política en la Venezuela del futuro. Falcón tiene de alguna manera la llave de esta encrucijada en sus manos, su renuncia obligaría al oficialismo a replantearse –esto no quiere decir que lo hagan- la adjudicación y podría volverse a la posibilidad de unas elecciones con mayores garantías democráticas. Pero sino le pondría las cosas más duras a Nicolás. También Falcón adquiriría la figura política de un principal sacudiéndose los estigmas que siempre lo acompañan de manera burlona.

La alternativa no puede ser acompañar a Nicolás en su legitimación, la alternativa es cerrar filas con la comunidad internacional, acompañar el esfuerzo que se realiza desde el FA y la nueva reagrupación de los partidos, de los diversos movimientos que surgen como hongos por todo el país para organizar la resistencia ciudadana, el nuevo impulso del Movimiento Estudiantil, gremios, sindicatos. El 20M no se acaba la resistencia, ni Nicolás se hará más fuertes, al contrario, se continuará evaporando en el océano de contradicciones en que se ahoga el oficialismo, enfrentará nuevas y renovadas fuerzas de oposición que terminaran eyectándolo del poder a él y a su régimen castro-chavista-madurista y retomaremos la senda de la reinstitucionalización democrática y republicana.

@pedrovcastrog




VPI/LaPatilla

Destacadas